Vinculan en Sonora a hijo de Amado Carrillo por un feminicidio

Hermosillo, 9 de septiembre de 2019.- Luis Fernando Carrillo Navarro, hijo del narcotraficante Amado Carrillo, alias "El Señor de Los Cielos", es inculpado por el delito de feminicidio, violación agravada y robo contra Ámbar Dolores, de 20 años, una de las cuatro víctimas de feminicidio del pasado 30 de mayo –nombrado "Jueves Negro"–, quien fue encontrada calcinada en el interior de su departamento en Hermosillo, Sonora.

La Fiscalía General de Justicia de Sonora informó que Ámbar Dolores, encontrada sin vida en un departamento de la colonia Ley 57, al norte de Hermosillo, fue apuñalada más de 60 veces, violentada sexualmente y parcialmente incinerada por tres hombres, entre ellos Luis Fernando Carrillo Navarro, de 23 años de edad.

Además del hijo de Amado Carillo fueron inculpados Édgar Patricio, de 28 años, y Miguel, de 29 años de edad, originarios de Hermosillo, quienes se encuentran a disposición del Juez penal, donde se decretó su proceso dentro de la causa penal 1981/2019.

Personal de la Fiscalía Estatal explicó que se realizaron minuciosas investigaciones, cateos y labores de inteligencia para dar con los responsables, aprehenderlos y vincularlos a proceso.

En un comunicado, detallaron que fue haciendo un análisis de los objetos personales de la víctima asegurados en un cateo como lograron la identificación de los agresores.

Los delitos imputados a los probables responsables son "feminicidio, violación agravada, y robo con violencia por dos o más personas, de noche, en casa-habitación, habitada al momento de su comisión", señala el comunicado de prensa.

Cabe recordar que el pasado mes de junio, Luis Fernando Carrillo fue arrestado en un vehículo que tenía reporte de robo y quedó bajo prisión preventiva por el probable delito de portación de armas de fuego de uso exclusivo del ejército, siendo vinculado a proceso y prisión preventiva en Sonora.

Tras ser detenido en Hermosillo, un juez federal fue quien ordenó la vinculación a proceso y su traslado al Centro de Readaptación Social (Cereso) de Hermosillo.


Fuente: La Jornada