Abigael Bohórquez, palabra y luz de Sonora