Pobreza, aun en estados considerados sin esta problemática: CEESP

Ciudad de México, 25 de marzo de 2019.- "La pobreza no sólo está en el sur, sino que se encuentra concentrada y focalizada geográficamente en diferentes puntos de México, incluso en los estados considerados como no pobres". Los mapas de evaluación de la pobreza, elaborados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social de México (Coneval) sugieren que la agudización o aminoramiento de este problema social ha cambiado, incluso a nivel de municipios", advirtió el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

Destacó, por ejemplo, que la cifra de los niños y jóvenes que viven en pobreza moderada aumentó de 39.7 a 42.1 por ciento respecto al total de la población del país entre 2019 y 2016, al alcanzar el equivalente a 17 millones de personas. En cambio, esta misma población en pobreza extrema disminuyó de 14 a 9 por ciento en el mismo periodo, para sumar 3.6 millones.

"La pobreza, moderada y extrema, de la población joven representa un problema social delicado, ya que los niños y jóvenes con problemas de acceso alimentario o déficit nutricional difícilmente están en posibilidad de desarrollar su potencial humano y poder así escapar de la pobreza y contribuir a la productividad. No sólo se trata de un problema de exclusión de injusticia social, sino que la persistencia de la pobreza reduce el potencial productivo de la economía", indicó.

El combate y reducción de la pobreza es una de las preocupaciones de la política pública del gobierno actual y ponderó que existe un consenso más o menos generalizado de que el fortalecimiento de la inversión productiva y la creación de empleos de manera sostenible puede disminuir ese problema.

El Ceesp consideró que se debe explorar el costo asociado al abatimiento de los niveles de pobreza alimentaria en México y, en particular, la que sufren niños y jóvenes. La canasta alimentaria por ingresos en el medio rural ascendió hasta febrero de 2019 a mil 103.01 pesos por persona y en el medio urbano llegó a los mil 554.12 pesos.

El organismo consideró que aunque se implemente un programa nacional de desayunos escolares para abatir la pobreza alimentaria de niños y jóvenes en vulnerabilidad social, "este planteamiento no se concibe como una solución integral, sino como un componente de una estrategia más general".


Fuente: La Jornada