El estrés por pandemia es parte de los detonantes de la depresión y suicidio en fin de año

Hermosillo, Sonora, 29 de diciembre de 2021.- El estrés es un factor detonante de la depresión que puede ocasionar la ideación del suicidio, en especial en esta época de del año, afirmó Olimpia Salazar Serrano, responsable del Centro de Atención Telefónica de Intervención en Crisis (Catic) de la Universidad de Sonora.

La académica universitaria indicó que la Navidad es la época de más amor y de más unión, y por lo mismo, también es la de más dolor, en especial cuando se ha perdido a un ser amado. 

Con la pandemia, dijo, desde el año pasado se ha visto al estrés como un factor detonante de episodios depresivos, porque han cambiado las dinámicas familiares, laborales y sociales. "Esto ha mermado nuestras estrategias de hacer frente al estrés, porque eran estrategias que de alguna manera buscan el bienestar, la risa, el humor y contrarrestaban los efectos negativos del estrés".

Destacó que en el año 2020 fue la sorpresa, y que la gran cantidad de contagios, de muertes y el confinamiento se sumaron a las características propias que hacen más vulnerables a las personas a la llamada depresión decembrina o navideña.

"En el presente año la situación ha mejorado por la aplicación de las vacunas, pero, aunque ya no está tan estricto el confinamiento, las formas de relacionarnos han cambiado y también existen límites para socializar y viajar, que han hecho que vivamos con mayor estrés, aunado a que continúa el riesgo de contagio.

"Vivimos momentos de mucha incertidumbre, no tenemos la certeza de qué va a pasar, no podemos hacer planes muy abiertamente y no podemos asegurar que estaremos al cien por ciento en nuestras vidas como lo hacíamos antes de la pandemia, todo eso nos hace caer en desesperanza, en un sentimiento de indefensión, de importancia, de frustración que nos llevan a este estado, y en algunos casos la tristeza se convierte en depresión, lo que  definitivamente sí es una gran carga para la ideación del suicidio", resaltó la  docente del Departamento de Psicología y Ciencias de la Comunicación.

Salazar Serrano dijo que cuando una persona tiene ideación suicida tiene pensamientos como qué sentido tiene seguir luchando, mi vida ya no es igual, no sé qué estoy haciendo aquí, no encuentro la motivación para levantarme y hacer mi Vidal. 

Lo anterior, agregó, son en ocasiones episodios depresivos importantes que se deben trabajar y recurrir al profesional de la salud mental para encontrar estrategias para comenzar a manejar el estrés de la mejor manera, para así prevenir alguna situación de ansiedad y depresión que se convierta en riesgo mayor.

"Sabemos que Sonora tiene una alta tasa de suicidio entre la población, tanto en menores de edad, como personas entre 18 y 55 años, quienes funcionan en el mundo productivo, económico.

"Pero el suicidio se puede prevenir, cuando me estoy dando cuenta que está llegando el estrés a mi vida y no estoy sabiendo que hacer con él; cuando estoy con los pensamientos negativos o no haya motivación; cuando las estrategias que utilizaba para resolver mis problemas no me están funcionando, que me siento solo o desprotegido, son indicadores que debo de tomar en cuenta para acudir al especialista, pues la salud mental es parte de la salud integral", indicó.

Señaló que nunca se ha dado importancia suficiente de hablar de las emociones ni a reconocer que la tristeza puede estar afectando lo que se hace o se piensa y puede estarse incrementando, y es lo que provoca condiciones de crisis donde llega la persona a creer que ya no puede más y sobre todo cree que ya no tiene sentido seguir luchando.

Anunció que en el Centro de Atención Telefónica de Intervención en Crisis (Catic) de la Universidad de Sonora siguen atendiendo a todas las personas que lo requieran también en estas fechas decembrinas, en el número 6624 548484; pero sugirió enviar un mensaje (inbox) a través de la página de Facebook, mismo que responderán a la brevedad.