No hay dinero, sí hay baches, "El Juglar de la Red", por Rafael Cano Franco