¿Qué pretende "Alito"? (Segunda parte)