Llega la violencia a su clímax