México enfrenta la peor crisis sanitaria de su historia moderna

Ciudad de México, 7 de abril de 2021.- En el Día Mundial de la Salud, queremos subrayar que todas las personas tienen  derecho al "nivel más alto posible de disfrute de salud física y mental"1 y los Estados  están obligados a prevenir y tratar todas las enfermedades, así como a crear  condiciones para el acceso a servicios médicos de calidad.

El sistema de salud en México, sin embargo, presenta fallas que impiden el pleno  ejercicio del derecho a la salud, excluye a 33 millones de mexicanos (26%) y es  inequitativo, lo que afecta a la población más pobre. 

La vinculación del acceso a servicios de salud con el régimen laboral constituye una de  las principales fuentes de exclusión, discriminación y violación del derecho a la salud. 

"Es indispensable romper el cordón umbilical entre salud y trabajo" a fin de erradicar y  superar la dicotomía entre "formalidad e informalidad". La salud no es una prestación  laboral es un derecho humano.

Solo el 45% de la población, 56 millones de personas, cuenta con afiliación a servicios 
de salud de la seguridad social ?IMSS, ISSSTE, ISSSTE estatal, Semar y Sedena ?. El  27% de la población (33.8 millones de personas) está afiliada a sistemas públicos  diferentes a la seguridad social, como el Seguro Popular, hoy Insabi e IMSS Bienestar. 

El 2% cuenta con seguro privado o afiliación a otra institución. Y el 26% restante carece totalmente de afiliación a servicios de salud2
.