Cultura e infraestructura para el tratamiento de los RSU en Hermosillo: especialista en derecho ambiental

Hermosillo, Sonora, 30 de octubre de 2020.- "Tenemos mucha problemática que puede contaminar el medioambiente hermosillense, como es el caso de los residuos sólidos urbanos, un tema que no se ha abordado dentro de la difusión que se ha hecho a nivel gubernamental", afirmó Fernando Fonseca Cáñez, académico especialista en derecho ambiental de la Universidad de Sonora, al impartir la conferencia Residuos sólidos urbanos (RSU) en Hermosillo: Políticas Públicas y Normas.

La conferencia se presentó dentro del programa de actividades del Primer Foro Nacional Sobre el Corredor Biológico de Hermosillo, Tercera Reunión Nacional sobre políticas con impacto social para Ciudades verdes en el futuro de México, eventos organizados por la Universidad de Sonora.

Fonseca Cáñez mencionó que el destino final de los residuos sólidos urbanos (RSU) en Hermosillo es un tema estrechamente relacionado con las políticas públicas, entendidas como las acciones de gobierno que se llevan a cabo a través de instituciones del mismo gobierno en las distintas instancias.

"Dentro de lo que cabe en las políticas públicas, vemos la necesidad de ciertas actividades que no se han realizado en nuestro municipio y que ya existen en otros; sabemos que estamos en un plan de desarrollo a nivel mundial, y quisiéramos nosotros, como hermosillenses, llegar a ese punto en ciertos aspectos ambientales", sostuvo. 

Mencionó que en nuestra cotidianeidad hacemos uso y somos propietarios de RSU, los desechamos, pero no sabemos hacia donde se va una vez que se sube al camión de la basura, y al pasar a ser propiedad del ayuntamiento, éste puede hacer uso de ellos. 

El especialista en derecho ambiental señaló que el origen de atender esta necesidad no es sólo a nivel local, pues hay un tratado a nivel internacional en materia ambiental del cual forma parte nuestro país (Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Humano, Estocolmo, de 1972), donde los principios 15, 17 y 19 de esta convencionalidad están centrados en este tema.

Dentro de éstos, el principio 15 indica que los estados parte en materia internacional "Debe aplicarse la planificación a los asentamientos humanos y a la urbanización con miras a evitar repercusiones perjudiciales sobre el medioambiente y a obtener los máximos beneficios sociales, económicos y ambientales para todos".

El principio 17 señala que debe confiarse a las instituciones nacionales competentes la tarea de planificar, administrar o controlar la utilización de los recursos ambientales de los Estados, con el fin de mejorar la calidad del medioambiente.

Y, por último, el principio 19 destaca que es indispensable una labor de educación en cuestiones ambientales, dirigida tanto a las generaciones jóvenes como a los adultos, y que preste la debida atención al sector de población menos privilegiado para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada, y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la protección y mejoramiento del medioambiente en toda su dimensión humana. 

Se agrega al principio 19 de dicha Declaración que es también esencial que los medios de comunicación de masas eviten contribuir al deterioro del medioambiente humano y difundan, por el contrario, información de carácter educativo sobre la necesidad de protegerlo y mejorarlo, a fin de que el hombre pueda desarrollarse en todos los aspectos.

Fonseca Cáñez, dijo que estamos logrando observar que el destino de los RSU necesita una infraestructura sólida, la cual representa también una irrigación económica en beneficio de la sociedad, cosa que al día de hoy no tenemos y que sería necesaria para que logremos ese objetivo. Ya hay un Plan Municipal Estratégico (2015-2018) donde abordaban esos temas, pero no cumplieron dicha tarea, indicó.

"Como no existe una infraestructura de la separación debida de los residuos sólidos urbanos, puede empezar por una cultura, por una educación en las escuelas de la necesidad de separar la basura, en las instituciones, en las universidades; esto va a traer consigo empresas que van a prestar este servicio si el gobierno no lo puede hacer, y enviarán estos residuos debidamente separados a lugares donde los puedan reutilizar, y a través de ellas también se generarán empleos y habrá una derrama económica a beneficio de la comunidad hermosillense".

Mencionó que la Norma Oficial Mexicana (NOM) que regula esta actividad es la 083, donde se brinda una serie de especificaciones de protección ambiental para la selección del sitio, diseño, construcción, operación, monitoreo, clausura y obras complementarias de un sitio de disposición final de residuos sólidos urbanos y de material especial. 

El manejo final de los residuos sólidos urbanos en Hermosillo ya está normado en un manual de progresividad de urbanización (Plan Municipal Estratégico 2015-2018), donde ya contemplaba la mejora continua, la calidad del servicio público de recolección de basura y el destino final.

"Es necesario que se construya un lugar al menos a 20 kilómetros de Hermosillo donde se lleven a cabo este tipo de actividades y que se empiece una cultura primeramente educativa a nivel social por parte del Ayuntamiento de Hermosillo; es necesario, y es un llamado a las autoridades y a la sociedad, que impulsemos que esto suceda en beneficio de la comunidad", recomendó.