La muerte

Pese a que sabemos que la muerte es algo de lo que nadie podremos escapar y que llega con el último aliento que habremos de exhalar en algún momento en esta tierra, es un tema que miramos de reojo, a veces con temor y en pocas ocasiones de frente.


Es complejo sin duda, yo no soy una experta en la materia y mi visión y acercamiento pueden considerarse dentro de esa generalidad que ha visto la muerte de otros, ha llorado por esas separaciones físicas, ha extrañado a las personas y ha deseado muchas veces volverlas a ver...y estoy también seguramente igual que muchos de ustedes, dentro de ese grupo en el que poco pensamos e imaginamos nuestra muerte.




Que en un país se cuenten a diario las muertes en cientos por causa de una enfermedad que recorre la tierra como virus exterminador, amenaza con quitarnos la capacidad de asombro o quizá nos acerque más a ver el tema de forma más directa.




Vemos como se van generando los números en México y en Sonora en particular, y volteamos hacia otras naciones y registramos las cifras de horror pero especialmente las imágenes aterradoras en Ecuador por ejemplo; miramos más allá y escuchamos el lamento de España e Italia por haber dejado pasar días valiosos que de haber hecho caso al aislamiento social no estuvieran aportando la cantidad de muertes que agregan por cientos al día y luego más cerca, aquí en los Estados Unidos donde todo mundo tenemos parientes y amigos observamos como la gran potencia parece sucumbir ante el virus con corona, como rey campante, que tiene a la mitad del mundo de cabeza... escuchamos testimonios que hablan de cómo las instalaciones funerarias no alcanzan, vemos la transformación de espacios deportivos, de centros de convenciones, convertidos ex profeso en hospitales o recintos funerarios para almacenar cadáveres o depositar a estos en las fosas comunes porque el tiempo y el espacio no da para más...





Escuchar que en Sonora más de 64 mil personas podrían quedar infectadas de coronavirus, que de ellas alrededor de 2 mil habrán de requerir terapia intensiva, otros tantos hospitalización y la infraestructura no alcanza, que 700 podrían morir y que alguna de estas personas podría ser alguien conocido... es para ver la muerte de cerca, es para pensarla... y nos han repetido hasta el cansancio: la forma de bajar esas cifras que los modelos probabilísticos arrojan, es quedarnos en casa...




--
www.soledaddurazo.com
@SoledadDurazo

Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota