Otro golpe a la democracia

Kiosco Mayor

De Francisco Rodríguez

 

Miércoles 13 de noviembre de 2019

 

Otro golpe a la democracia

 

*Dudosa elección de presidenta de la CNDH

*El Senado de México  pierde honorabilidad

*Y presidenta de la CNDH pierde  legitimidad

*¿Monreal engañó al PAN o pierde control?

 

Con una sonrisa, que no sé por qué, la morenista Rosario Piedra Ibarra, en medio de un bochornoso espectáculo en el Senado, jaloneos, empujones y gritos, tomó protesta como nueva Presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, luego de que por la mañana se había dicho habría reposición de la votación por las dudas de la anterior y calificada de fraude por la fracción de Acción Nacional.

 


Fue el mismo coordinador de la bancada de Morena, Ricardo Monrreal, quien propuso volver a una nueva ronda de votación, pero el pleno la rechazó, con mayoría morenista, por la tarde-noche y se convocó a Piedra Ibarra para que tomara protesta. Las imágenes de TV mostraron como al panista Gustavo Madero lo jalonearon, lo derribaron y hasta me pareció ver manchas de sangra en las mangas de su camisa.

 

Ese partido que dice defender la democracia y haber criticado todas las acciones de gobiernos anteriores (del PRI y del PAN) ahora se exhibe como un gandalla del poder imponiéndose por encimas de los principios básicos de la democracia. El PAN denunció fraude porque de los 116 votos emitidos, solo aparecieron 114, eso dos votos esfumados bien podrían haber hecho la diferencia entre ser electa o no a la morenista Piedra Ibarra, quien entrará la CNDH muy cuestionada por haber sido designada en un proceso dudoso.

 


Es lamentable que la institución que debe exhibir total pulcritud porque es quien defiende los derechos humanos de los ciudadanos si son afectados por acciones de gobierno, sea presidida por una figura tan ligada al partido en el poder gubernamental. Su enorme cercanía al presidente AMLO le restará credibilidad a la CNDH, lo que al parecer poco, o nada, importa a quien conduce el gobierno federal.

 

Con este proceso, tan dudoso de elección, el Senado pierde honorabilidad y la nueva presidenta de la CNDH pierde legitimidad.

 

Cabe señalar que la fuerza de este órgano autónomo, hasta hoy, es moral más que legal, y por tanto su peso radica precisamente en quien lo dirige.

 

Más allá de que la Señora Rosario Piedra pueda tener o no las cualidades fundamentales para ser la defensora de los derechos humanos ante las posibles violaciones a los ciudadanos por parte de autoridades de gobierno, su llegada a la Comisión es a través de una elección dudosa, muy cuestionada.

 

Por la mañana de ayer, y ante las fuertes presiones de los legisladores de Acción Nacional, el senador Ricardo Monreal anunció la reposición de la votación porque no permitiría, dijo, que hubiera dudas, sin embargo, su propuesta al someterla al pleno, por la tarde-noche, fue rechazada por la mayoría de su propia bancada morenista. De ello se deducen dos hipótesis:

 

Uno, Ricardo Monreal engañó al PAN, porque nunca pasó por su mente llegar a una tercera ronda de votación, incumpliendo su palabra y el acuerdo público, o de plano perdió el control de la bancada morenista.

 

De cualquier manera, MORENA se impuso atropellando, con su poder y respaldo presidencial, los principios básicos de la democracia que demanda al menos elecciones transparentes.

 

Por otro lado, Monreal pierde confianza entre las otras fuerzas políticas en el Senado, y no obstante ser minorías, habrá complicaciones en futuras negociaciones en el Senado.

 

Respecto al PRI, ni vale la pena comentar, porque simple y sencillamente su presencia es inexistente en la Cámara de Senadores, al igual que en la Cámara de Diputados.

 

No hay duda: otro golpe a la democracia.

 

Twitter: @kioscomayor