Y ahora, ¿a quién le echarán la culpa?

Kiosco Mayor

De Francisco Rodríguez

 

Lunes 28 de octubre de 2019

 

Y ahora, ¿a quién le echarán la culpa?

 

*Como cada fin de año, ¿con qué pagar aguinaldos?

*El Estado no tiene para prestar a los ayuntamientos

*Gobiernos morenistas sin el apoyo de la Federación

*La cena de la unidad: Ernesto, Ricardo y Antonio

 

Los gobiernos municipales tradicionalmente llegan al final de cada año con finanzas muy lastimadas, a tal grado, que se volvió costumbre pedir auxilio al Ejecutivo Estatal para cubrir el pago de aguinaldos a sus trabajadores.

 

El presumido fortalecimiento a los municipios ha sido solo un discurso porque en los hechos cada vez están más "quebrados".

 

El nuevo gobierno federal con tantos recortes presupuestales, ha empeorado la ya de por si crítica situación financiera de los ayuntamientos del país. El 2020 será igual o peor que este 2019, donde también se resintió la disminución de apoyos para la seguridad pública, cuando se esperaba lo contrario por ser el mayor problema social de México.

 

Sonora no está exenta de esta complicada situación económica de sus gobiernos municipales que avizora un problema grave para sus burócratas y familias que se podrían ver fuertemente afectados si no hay dinero para sus aguinaldos.

 

Recurrir al auxilio del Ejecutivo Estatal no creo sea posible en esta ocasión por encontrarse también en escases de recursos económicos y tener, primero, que cumplir con sus obligaciones laborales para miles de empleados de su estructura de gobierno.

 

Los alcaldes de los municipios más grandes de la entidad (Hermosillo, Cajeme, Navojoa, Guaymas, Nogales, etc) son emergidos del partido MORENA y sus aliados (PT y PES) y no obstante tener Congresos (local y nacional) de mayoría de su instituto político (además del Presidente de la República) no han recibido el apoyo que esperaban pero tampoco se han atrevido a elevar a la voz para demandar lo que les corresponde como gobierno municipal.

 

Lamentablemente el tener congresos y ejecutivo federal del mismo partido, lejos de originar un apoyo más notable, al menos para lo esencial, ha acentuado la sumisión de quienes gobiernan los municipios, al menos así se ve y lo siente la mayoría de los habitantes.

 

O tal vez teman ser rociados con gas pimienta si osan acercarse al Presidente para demandarle más recursos, como ocurrió en días pasados con aquellos alcaldes que llegaron a Palacio Nacional con la intención de hablar con el Mandatario Andrés Manuel López Obrador. ("A los vándalos: paz; a los alcaldes: gas").

 

Pero tampoco los diputados, en particular los morenistas que son mayoría, se han puesto las pilas en buscar más recursos para los municipios y únicamente se han dedicado en sacar adelante iniciativas que complazcan al Ejecutivo. El pueblo sabio pues que se aguante.

 

Ahora, la pregunta es, ¿a quién le van a echar la culpa los alcaldes por esa falta de apoyo?

 

Aunque no dudo que surja tal cinismo de querer echarle la culpa al Ejecutivo Estatal si los burócratas municipales no reciben a tiempo, y completo, su sagrado aguinaldo.

 

El fin de semana aquí anduvo el Presidente, para reunirse con representantes de los pueblos originarios, como le gusta hacerlo, pero no vi nada de trascendencia para el estado, salvo recibir el proyecto Sonora que le entregó la Gobernadora Claudia Pavlovich con la esperanza que algunos de esos planes puedan llevarse a cabo si la Federación acepta financiarlo.

 

Tal vez, la única alternativa para los ayuntamientos sea recurrir al préstamo bancario para cubrir esa obligación laboral y con ello aumentar la deuda de los gobiernos municipales, que cada vez están más lejos de cumplir con eficiencia las necesidades básicas de los ciudadanos (seguridad pública, alumbrado público, vialidades, etc.).

 

Mientras tanto, la zozobra arropa a los miles de burócratas que prestan sus servicios en los 72 ayuntamientos de la entidad, ante la posibilidad de no recibir a tiempo, y completo, su aguinaldo, tan esperado en la época navideña.

 

LA CENA DE LA UNIDAD…

 

Mucho revuelo causo la foto donde aparecen juntos cenando, el jueves por la noche en un restaurante de Hermosillo, Ernesto Gándara, Ricardo Bours y Antonio Astiazarán. Los tres buscan la gubernatura del estado, los tres son amigos desde hace muchos años y los tres son de origen priista, pero las circunstancias políticas los llevan ahora por caminos distintos en sus aspiraciones de ocupar la Silla de Mandar que ostenta Claudia Pavlovich. Ernesto busca ser el candidato del PRI, Ricardo por la vía independiente y Antonio por Acción Nacional.

Tres aspirantes a gobernador Sonora, Ernesto Gándara, Ricardo Bours y Antonio Astiazarán, se reúnen para conversar. ¿Habrá alianza para vencer a Morena? 


Pero más allá de sus aspiraciones políticas de cada quien, existe una relación de amistad y existen más coincidencias que diferencias en cuanto a la visión de cómo gobernar Sonora. De llegar así a la contienda del 2021, se garantiza una campaña de altura, de gran respeto y de serias propuestas de parte de estos tres políticos.

 

Sin embargo, en mi opinión, para competirle al poderoso MORENA, independientemente de quien sea su candidato o candidata, debe haber una alianza entre Ernesto, Ricardo y Antonio, y encabezándola el popular "Borrego". (Ya lo dije en columna anterior y expliqué por qué).

 

Twitter: @kioscomayor