Poder Judicial ¿Independencia presupuestal igual a mayor justicia?

Diálogo

David Figueroa O.

 

Martes 1 de octubre de 2019

 

 

Poder Judicial ¿Independencia presupuestal igual a mayor justicia?

 

Independencia económica para el Poder Judicial en Sonora es sin duda una propuesta tentadora, justificable desde la razón misma de dicha institución y con fundamento en el atraso en materia de juicios orales, además del antecedente de 13 estados de la república que ya cuentan con esta autonomía, pero la pregunta es ¿Ello implica mayor eficiencia?

 

Urge una mayor eficiencia en la impartición de justicia; difícilmente si se pregunta a los ciudadanos si estarían de acuerdo en que el Poder Judicial maneje sus propios recursos tendrán argumentos de respaldo, cuando mucho les dará igual, pues de justicia es lo que más se carece en México.

 

No hay duda de que contar con autonomía presupuestal puede ser justo para el Poder Judicial, dada la carga de trabajo que tiene y que aumenta año con año ante el incremento de corrupción e impunidad en todos los niveles, pero también justo sería que estas reformas se vieran reflejados en mayor justicia para los sonorenses.

 

La propuesta de la diputada de Morena Ernestina Castro está entrando como cuchillo en la mantequilla entre los involucrados por la cantidad de argumentos y la cruda realidad de falta de justicia.

 

Tampoco se contrapone el argumento de diputados del PAN de incrementar en 3 mil millones de pesos los recursos para el próximo año en materia de seguridad y justicia, más bien se complementan.

 

Sin embargo ¿quién está hablando de justicia y no de recursos? Quién ha puesto sobre la mesa un balance -si es que fuera posible entendiendo que la impartición de justicia no es algo en blanco y negro por supuesto- y los correspondientes beneficios de una autonomía presupuestal y/o de un incremento el 2020?

 

¿Mayor presupuesto es igual a mayor justicia? ¿Independencia presupuestal es garantía de independencia e imparcialidad frente a otros poderes del estado?

 

Para darnos una idea de la necesidad de analizar el tema de fondo y no sólo de forma, veamos cómo el Poder Legislativo ha compartido con el Poder Judicial en Sonora un presupuesto muy a la par año con año, hasta 2018 que se empezó a despegar:

 

• 2014.- Poder Judicial 785 millones de pesos/ Poder Legislativo 800 millones de pesos.

 

• 2015.- Poder Judicial 939 millones de pesos/ Poder Legislativo 670 millones de pesos.

 

• 2016.- Poder Judicial 833 millones de pesos/ Poder Legislativo 772 millones de pesos.

 

• 2017.- Poder Judicial 981 millones de pesos/ Legislativo 833 millones de pesos

 

Fue hasta el año pasado que al Poder Judicial se le destinaron mil 128 millones de pesos y al Congreso sólo 689 millones; mientras que este 2019 fueron mil 228 millones para el Poder Judicial y 643 millones a los legisladores. Podemos irnos más atrás pero con esto queda claro que el análisis no es tan simple.

 

Y si comparamos el presupuesto a la Universidad de Sonora, a los organismos electorales, a partidos políticos nos daríamos cuenta de que es urgente ver el tema presupuestal con una sensibilidad humana de lo que es justicia, porque ni los números ni los resultados son justos.

 

Qué bueno que se busque una autonomía económica para el Poder Judicial, ese ya es un punto de partida para comenzar un cambio de fondo, pero eso por sí solo no es garantía.

 

También el tema de plazas, puestos y remuneraciones deben ser justos, acorde con los resultados; y éstos se miden en razón de la confianza del ciudadano en sus órganos de impartición de justicia. La percepción es que no nos está moviendo el sentido de mayor justicia.

 

El hartazgo social ante las injusticias o la parcialidad con que en muchas ocasiones se imparte la justicia debe ser el centro de cualquier decisión, el calvario que se vive cuando se es víctima de un delito y luego doble víctima al no haber consecuencias.

 

Es decir, sí a la autonomía y al incremento presupuestal, pero con resultados para el ciudadano que vive frustrado ante un sistema ineficiente y que, aunque duela, la justicia en México sigue siendo para quien tiene recursos para hacerla valer, recursos humanos y económicos, o sea relaciones influyentes y dinero.

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.