La seguridad de AMLO

La seguridad de AMLO

Por David Parra

 

Miércoles 18 de septiembre de 2019

 

 

La escasa o nula seguridad con la que el presidente Andrés Manuel López Obrador recorre el país, realiza ceremonias masivas como la del pasado 16 de septiembre, detiene su caravana en pueblos y rancherías, viaja en líneas comerciales, entre otras maniobras que traen de pelos de punta a los responsables de cuidarle, indica que no le teme a ninguna de las mafias, ni a la del poder, ni a la más visiblemente criminal.

 

Pareciera que existe en torno a la seguridad del presidente una especie de halo protector sustentado en lo que pareciera ser un periodo de gracia para que se acomoden las relaciones de poder tanto en una versión de la delincuencia como en la otra, independientemente de la cantidad de caídos materiales o figurados en una y otra cancha, que nada tienen que ver con él.

 

Cualquiera diría que estos grupos tomaron con simpatía el exorcismo lanzado con particular enjundia por el animoso tlatoani desde el máximo púlpito mediático nacional que con las invocaciones de "fuchi" y "guácala" delinearon los posibles efectos nocivos para el bienestar emocional del Presidente que las reuniones de seguridad de las seis de la mañana asoman provocar con tanto muerto que cuesta trabajo sumar ante la prensa internacional, por lo que el parte dice que afortunadamente hasta hoy, no ha soltado el llanto ni en su primero tercer informe, ni en la ceremonia de independencia y mucho menos en las imperdibles e impredecibles mañaneras que saltan vertiginosamente de la somnolencia a la anécdota.

 

Pero viéndolo fría y objetivamente, más allá del alarde de seguridad que brinda sentirse protegido por el pueblo bueno y sabio que somos el escaso 99% de los mexicanos, aparte de resultar en buena medida una irresponsabilidad patente para el supremo comandante de las fuerzas armadas de la nación que viéramos gallardo y firme en su pase de revista ante los militares el pasado 16 de septiembre, para los mexicanos que creemos en las instituciones y el estado de derecho que algún día podremos presumir, México no puede darse el lujo de repetir tristes y penosos acontecimientos que pongan al país en vilo por caprichos populacheros.

 

La polarización que vive México es real. El odio que viene desde diversidad de expresiones contra AMLO es real. La arenga de los abrazos en lugar de los balazos ya se fue a la basura, se impusieron los balazos. El crimen organizado y su capacidad de fuego es real. Los intereses trastocados de diversidad de personas, grupos y personajes son constantes, sonantes y crecientes. Las alianzas duran solamente lo que deben durar o a veces menos. Los acuerdos se rompen. La maldad existe… y ni así "el necio" quiere entender que, si algo grave le ocurre en manos de un caballero águila o el chapulín colorado, no solo cae Andrés, sino el Presidente de la República y ese es un lujo que no debe seguir ostentando el Presidente de los mexicanos.

 

Ronald Reagan, Juan Pablo segundo, Luis Donaldo Colosio, John F. Kennedy y su tocayo Lennon son ejemplos de la vulnerabilidad de personajes e ídolos que han sido víctimas de conspiraciones y ocurrencias.

 

Con todo y que AMLO desde que fuera declarado ganador por la MDP me ha inspirado para pasar de la simpatía electoral a la crítica mesurada y relativamente objetiva del electo hasta el ahora funcionario testarudo y frecuentemente absurdo, aceptando sin conceder que posiblemente el señor tenga otros datos que le respalden, creo firmemente que merece transitar su ruta de manera natural por el bien de México hasta para que nuestra población viva esta nueva edición del poder megaconcentrado y con ello aprenda lo que le corresponda tanto para celebrar haber elegido bien si los resultados así lo consignan o para vivir las consecuencias de darle todo el poder a un solo hombre que ha devorado a los poderes de la nación de un solo bocado, que dicho sea de paso, cultivó bien su acceso y a mi juicio hoy por hoy, no sabe a ciencia cierta y comprobable qué hacer con él, que otros no hayan hecho con diversidad de resultados lamentables.   

 

Concluyo afirmando que me encantaría saludar a mi Presidente si un día me lo encuentro sin buscarlo, siempre y cuando no sea en un avión o de raite en su Tsuru.

 

Bytheway

 

#LadyBomba no es peor que Mireles o que el hocicón de Taibo y todo hace pensar que a esta piloto de línea comercial le cayó la bomba que le recetó al Presidente y compañía en el Zócalo a quien cual cardumen de pirañas hambrientas en estos oscuros momentos para su causa, le tunden y defienden para terminar desempleada y acosada por la perrada, a diferencia de los primeros mencionados quienes junto con #LordCasitas Bartlett gozan de una tierna y protectora amistad del bueno.

 

Otra Lady que se lució ante cámaras y micrófonos de manera elegante y sutil, al más puro estilo de Sara Valle en su informe ante cabildo por su primer año de éxitos, es la Diputada de MORENA en el Congreso Local de nombre Ernestina Castro quien cual émula de Fox ante el Ingeniero Cárdenas con aquel legendario HOY, HOY, HOY se hiciera de un bonito diálogo de sordos con el actual Presidente del Congreso electo casi de manera unánime por todas las fuerzas políticas a excepción de la de su partido…MORENA!!! Se los compartiremos para que lo disfruten una y otra vez en nuestra sección de video en www.percepcion.mx, salud!!!