¿Morena se autodestruye?.

Vertiente septiembre 10 2019.

¿Morena se autodestruye?.- Sus tribus, en todos los niveles, mantienen una lucha ciega con miras al 2021 y 2024.- AMLO dijo que se saldría del partido "si se echaba a perder", señal de que lo están rebasando sus propios correligionarios

Bernardo Elenes Habas

El domingo anterior, instaló oficinas en Cajeme el Movimiento Nacional por la Esperanza (MNE).
Dicha organización política, supuestamente se encamina a promover logros y beneficios de la Cuarta Transformación, impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.
Es René Bejarano Martínez –expuso la diputada Lorena Valles Sampedro-, la bujía principal de dicho movimiento, quien procede a dictar conferencias, en apoyo al gobierno de la 4T.
Y fue precisamente, cuando brotaron las dudas entre los reporteros, porque Bejarano Martínez quedó estigmatizado para la historia política del país como "El Señor de las Ligas", en alusión a aquel difundido y cuestionado video, cuando éste introduce fajos de billetes entregados por el empresario argentino Carlos Ahumada, a su maletín, un marzo de 2004, fecha que se volvió imborrable para quién que fuera –y sigue siendo- cercano colaborador de AMLO.
Sin embargo, en el tejido dudoso de la izquierda superficial al que pertenecen Bejarano y Valles Sampedro, ya perdonaron un error cometido por el esposo de la ahora diputada por Morena Dolores Padierna, porque el delincuente purgó su falta con cárcel, y regresó a la actividad política como si nada hubiese pasado.
Pero no. Bejarano no puede desligarse de su personalidad profunda. De la búsqueda de poder sin importar los medios y las formas. Y hoy, está de nuevo trabajando para su proyecto de familia: construir el puente que conduzca a la diputada Padierna Luna, hacia la candidatura por la presidencia de la República en 2024.
Y esos son, también, los objetivos de Ricardo Monreal y Martí Batres, quienes se sueñan sentados dentro de cinco años en la Silla del Águila. Por eso la lucha encarnizada que libran en el Congreso de la Unión buscando mantener la supremacía de las Cámaras.
Morena, pues, comienza a resquebrajarse en el camino tortuoso de la 4T, de tal manera que López Obrador, percibiendo las señales negativas del movimiento que construyó para llegar a la Presidencia de la República, al que las pasiones, las ambiciones ciegas de sus militantes están conduciendo al basurero de la historia, dijo que se saldría del partido "si se echaba a perder".
Y, todo hace indicar que Morena está en franco proceso de descomposición, destrozada por sus propias tribus, como sucedió con el PRD. Esto se puede sopesar en las luchas de grupo que se libran en las alcaldías surgidas bajo sus siglas. En los parlamentos locales, donde aunado a la inexperiencia de los diputados se suma su sed de protagonismo y poder. A la inseguridad que enfrentan los integrantes del gabinete del presidente, quienes deben estar sujetos, en sus secretarías, no a sus capacidades y a los dictados de los tiempos en el contexto de políticas internacionales, sino a lo que exprese y determine el mandatario.
AMLO con su expresión de que se saldría del partido si se echaba a perder, está dejando claro que tiene plena conciencia que no le debe nada a Morena, porque fue él, con su persistencia, aunada al hartazgo de la gente por la corrupción aberrante de las administraciones priístas y panistas, quien logró el triunfo electoral del 1 de julio del 2018, arropando a la estructura morenista y convirtiéndola en gobierno. Por eso está dispuesto a desecharla.
Existen, pues, barruntos de tormenta provocadas desde sus entrañas mismas, en un gobierno que apenas comienza.
Y si a esto se le suman las acometidas de los partidos de oposición, de la poderosa clase empresarial, del EZLN, más el derramamiento de sangre que mantiene azorado a los mexicanos con el crimen organizado y la violencia que se sale de control, arrojaría un panorama desastroso, lo que obliga, desde ahora a la Cuarta Transformación, a definir un rumbo creíble, digno, fundamentado en la realidad que se vive, para la Patria.
Le saludo, lector.