Se mueve la clase política en Cajeme

Vertiente septiembre 05 2019

Se mueve la clase política en Cajeme.- Comienzan a perfilarse los nombres de Ascensión López Durán, Adrián Manjarrez, Chayito Oroz, Chuy Félix, Emeterio Ochoa, Rodrigo Bours, para relevar en el 2021 a Sergio Pablo Mariscal

Bernardo Elenes Habas

En Cajeme, la clase política está en movimiento.
Se preparan sus oficiantes para las batallas que vienen. Especialmente apuntando al relevo de Sergio Pablo Mariscal en la presidencia municipal.
Y es que este oficio es de actividad continua, por más que se perciban lejanas las fechas claves para campañas y comicios.
Todo proyecto, desde el más humilde al más encumbrado y ambicioso, requiere y reclama maduración, afinación de estrategias, incorporación de elementos, diálogo y vertebración de objetivos con dirigencias partidarias, o bien, ante los sectores ciudadanos cuando el carril que se pretende transitar es el independiente.
En suma: darle forma, presencia, esencia y viabilidad a un proyecto, gradual y sistemático.
Por eso resultan interesantes y reveladoras las señales que surgen de aceptación o encono, por mínimas que parezcan, entre los personajes que están en la relatoría cotidiana como probables a ser parte de los procesos electorales que vienen.
Es decir, de aquellos que han expresado o sugerido sus deseos de participar en la contienda próxima, y que, desde ahora, provocan algún tipo de ruido que permite darlos por presentes. O bien, que por su silencio se vuelven más notorios, porque encierran el misterio de la suma de probabilidades por sus relaciones, los cargos públicos que ostentan u ostentaron, y, esencialmente, la conectividad que tienen con la gente.
Tales son los casos de personajes que, al paso de los meses, comienzan a mostrar posibilidades de tener una cita con el 2021, y que la maduración natural de tiempos y circunstancias les permitirá hacer realidad ese probable encuentro con su destino.
Ahí están en tan importante tejido, ciudadanos de personalidades disímbolas y contrastantes en algunos casos, como el actual Agente Fiscal del Estado, Adrián Manjarrez Díaz, de experiencia y responsabilidad probadas. La ex diputada local y federal María del Rosario Oroz Ibarra, cuya honradez y madurez política y humana, se con vierten en su mejor carta de presentación. Igualmente, con una hoja de servicio público, social y humano notoria, el dos veces alcalde y una diputado federal, Jesús Félix Holguín.
Por supuesto, es parte de dicho listado el actual secretario del Ayuntamiento, Ascensión López Durán, de quien han pretendido diezmar sus fortalezas políticas e ideológicas, grupos de interés, partidos e independientes, desatando sobre su personalidad un "fuego amigo" y hasta perverso, que en lugar de incendiarlo lo vuelve más notorio.
Están, también, Rodrigo Bours, cuya estrella combativa en Cabildo ha declinado un tanto en los últimos días, al contrarrestarle sus estrategias de guerra apuntándolo con sus propias armas de denuncia y supuesta corrupción.
Se encuentra, por supuesto, el regidor Emeterio Ochoa Bazúa, quien mantiene junto con su juventud, la vista alta y el ideal claro, no bajando la mirada ante los poderosos.
Desde luego, hay otros ciudadanos con capacidades y luz propia para estar en las boletas del 2021, pero que, ahora, deberán mostrar huella social, humana y política, porque en las elecciones que vienen ya no estará la sombra protectora de AMLO descendiendo sobre planillas y fórmulas de Morena y aliados, como sucedió en julio del 2018, debido a que en las urnas, se espera ahora, caigan votos razonados e inteligentes para escribir una nueva historia…
Le saludo, lector.