Nueva historia en Educación, ¿Diferente guion?

Nueva historia en Educación, ¿Diferente guion?

Por David Parra

 

Martes 27 de agosto de 2019

 

En política es frecuente escuchar aquella enfática frase que dicta que, "No es lo mismo cambiar de dueño, que dejar de ser perro", lo cual a lo mejor se oye un tanto impropio, aunque a final de cuantas resulta menos detestable que lo que ocurre de manera recurrente con la educación en México cada sexenio, donde ésta cambia de dueño o de marca, pero no trasciende a pesar de etiquetas rimbombantes que reiteradamente se le cuelgan a algo a lo que hasta ahora en este país, nadie ha querido soltar, para al final del sexenio, perderlo y con esto perder la oportunidad de darle alas propias a un sistema educativo anquilosado y obsoleto en el contexto global.

 

Mientras la educación permanezca en calidad de rehén de aventura sexenal en lugar de adquirir un carácter autónomo desde el cual las políticas educativas respondan a un visión cosmológica en lugar de hacerlo a chafas premisas ideológicas o partidistas de ocasión, de poco vale hacer reformas, sustituir secretarios o buscar armar los mejores equipos (si es que alguien ha querido hacerlo) cuando no hay una visión neutral de largo plazo que garantice la continuidad en las decisiones fundamentales, aunque responda en alguna medida a las coyunturales sin trastocar sus fines propios.

 

Tal vez por la influencia de Ricardo Salinas Pliego, Presidente de TV Azteca, o porque por alguna otra razón que no está en el radar claramente, Esteban Moctezuma Barragán, quien como Presidente de Fundación Azteca rindiera grandes resultados a su ex jefe; o a la Maestra Elba Esther en la Presidencia de la Fundación SNTE, para quien también allegó logros y éxitos entre otros intelectuales orgánicos al servicio de ella, haya sido designado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador como secretario de educación, lo cual me parece una de sus más atinadas decisiones en la conformación de su singular gabinete.

 

El ahora Secretario Moctezuma desde antes de su designación realizó un barrido por toda la república agrupando en el mismo lugar a todos aquellos entes interesados en el tema educativo, fraternos y antagonistas, propios y extraños, con quienes revisó todos los renglones que componen la educación y de quienes recogió propuestas para complementar la conformación de su plan estratégico; dicho sea de paso, práctica que aprendió muy bien a su paso por el SNTE, que por décadas realizó estas consultas para hacer lo propio ante gobiernos amigos.

 

Una vez en el encargo de manera oficial ha mantenido un perfil discreto pero efectivo que en primera instancia logra articular una reforma para abrogar la inmediata anterior, la cual, por cierto, terminó en un fiasco por razón de que nació mal enfocada y peor implementada bajo premisas cínicas y mezquinas que nos llevaron a retroceder décadas en lo logrado tanto en el terreno educativo como laboral.

 

Aparejado a este ajuste indispensable para establecer una buena relación con el magisterio, acompañó al ahora Presidente al encuentro con las fuerzas oficiales y disidentes del magisterio para convocarles al trabajo conjunto y "de pasadita" anunciar cambios que vienen ligados a la reforma laboral que modificarán las relaciones y los métodos al interior de las organizaciones sindicales en un plazo más cercano que lejano.

 

Se esperaba por otra parte, luego de algunos meses de especulaciones e incertidumbre, respecto del regreso de la Maestra Elba Esther Gordillo a la diligencia del sindicato magisterial, verbigracia la alianza con Andrés Manuel como candidato y su histórica relación con Moctezuma Barragán, lo cual se ha ido despejando al menos hasta ahora, no como se esperaba, sino en lo que pareciera viene en proceso parejo con la conformación del partido que promueve el grupo redes progresistas liderado por su yerno, Fernando González, y los supuestos de la nueva ley laboral que obligan a elecciones con voto universal, directo y secreto en los relevos sindicales de cualquier orden con los que al parecer la apuesta es de mediano plazo en ese sentido, salvo que el magisterio diga otra cosa, en ese caso.

 

A la par de esto se percibe con ambos, Presidente y Secretario, una relación respetuosa con la dirigencia de Alfonso Cepeda al frente del sindicato magisterial, aunque hasta cierto punto distante y muy distinta a lo que en otros tiempos el SNTE llegó a entablar hasta en alianza con los gobiernos de Fox y Calderón, ya no digamos en subordinación, aunque con muy buenos ánimos con los gobiernos priistas subsecuentes.

 

Por otra parte, la relación del poder con la coordinadora se nota cada vez menos sólida y es de esperarse que, a la hora de la verdad, cuando se legislen las leyes secundarias el régimen opte por una relación institucional que le garantice estabilidad y colaboración de parte de quien tenga la representación y ,si me apuran, la simpatía de la mayoría en el magisterio, lo cual es un área de oportunidad inigualable para un buen negociador.

 

Otro de los factores a considerar en este tema es el de las organizaciones ligadas al empresariado que buscan influir en las políticas educativas a la par que presionar al gobierno señalando lo que se registra en la implementación de las nuevas políticas en el sector, así como las contradicciones que puedan servir para la crítica hacia el gobierno y al resto de los actores que participan en este tema que a todos nos interesa. Para el Secretario Moctezuma no será sencillo transitar sin raspones con el Presidente al representar, desde este ángulo, intereses cruzados desde su propia óptica, los mismos a los que sirvió en Fundación Azteca para el ahora gran aliado del Presidente, si no es que aún le sirve, y la nomenclatura de CANACINTRA para la cual opera Mexicanos Primero, entre otros grupos menos visibles.

 

En ese contexto, visto tan de pasada como se puede en algo como esto, para Moctezuma Barragán viene el reto de protagonizar una transición hacia algo diferente o terminar en la intrascendencia de otra oportunidad desperdiciada. Sinceramente espero lo primero.

 

Baste esta pincelada para ir perfilando esta columna que buscará en lo sucesivo explicar lo que haya que, también en este tema, al menos una vez por semana, buscando aportar para que algún día la educación deje de cambiar de dueño y pertenezca en un futuro cercano a su legítimo y único llamado a ser su dueño, al pueblo de México.

 

Bytheway

 

Por cierto, por acá en Sonora la gobernadora dio inicio al ciclo escolar en la ciudad de Cajeme en donde durante los últimos meses se trabajó intensamente para reconstruir y rehabilitar algunos centros educativos, donde además entregó camiones y convivió con algunos de los cerca de 600 mil entusiasmados alumnos que regresaron a clases.

 

En tanto esto sucedía, en algunas escuelas de la entidad hubo manifestaciones de padres de familia que reclamaban se cubrieran grupos sin maestros entre otras demandas que seguramente mañana podremos dimensionar con mayor precisión. Esperemos no sean muchas. Gajes del oficio.

 

Si vas a "ler", deja tu comentario también en @dparra001