Los Bomberos, héroes de pie

Vertiente agosto 22 2019.

Los Bomberos, héroes de pie.- Crónicas para la historia (No. 96).- En Cajeme, ese noble y sólido grupo de salvamento fue creado el 4 de julio de 1949.- Ramón M. Ochoa, Claudio Dabdoub, Francisco Obregón, J. Encarnación Chávez, Ernesto Forgach, José L. Guerra Aguiluz, algunos de sus fundadores

Bernardo Elenes Habas

Hoy es Día del Bombero, de acuerdo a decreto presidencial del 22 de agosto de 1951, con los antecedentes históricos de que fue en el Puerto de Veracruz, también un 22 de agosto pero de 1873 cuando se creó el primer Cuerpo de Bomberos.
En Cajeme, los héroes de pie que conforman ese noble batallón de salvamento, llevarán a cabo ceremonias para recordar a aquellos que cayeron en cumplimiento de su deber, como Ernesto Partida López y Manuel de Jesús Medrano Félix, quienes el 7 de febrero de 1999 murieron en el incendio de la empresa de embutidos Burr, en calle Jalisco norte, de Ciudad Obregón.
Claudio Dabdoub Sicre, quien heredó a la comunidad su libro de investigación y testimonios "Historia de El Valle del Yaqui", fue quien tuvo la visión en 1948 de formalizar en la ciudad un Cuerpo de Bomberos, sin embargo su anhelo no tuvo éxito por circunstancias técnicas y falta de operatividad en la adquisición de equipamiento para extinguir llamas, lo que creo divergencias entre los integrantes del primer organismo que se conoció como club de Bomberos Voluntarios.
Y fue el año siguiente, 1949, cuando Ramón M. Ochoa, retomó las gestiones de Dabdoub Sicre, formalizando tan importante institución el 4 de julio, contando con el apoyo de un sólido grupo de ciudadanos comprometidos con su comunidad, destacando Pedro Zaragoza Maytorena, Francisco Obregón Tapia, Claudio Dabdoub Sicre, Juan M. Hernández, J. Encarnación Chávez, Ernesto Forgach, Juan B. Dávila, José L. Guerra, Abelardo Sobarzo, Gerardo Valenzuela, doctor Regino Ibarra, Jorge Parada.
Narra Alfonso Mexía Díaz (hijo del Primer Cronista de Ciudad Obregón, Miguel Mexía Alvarado), en su libro "Cajeme, regreso a las raíces", sobre la integración del grupo de salvamento en 1949 que: "El Club de Bomberos Voluntarios de Ciudad Obregón, A.C., adoptó este formato de organización debido a que el Gobierno del Estado había decidido cooperar con el 50 por ciento del valor de una máquina extinguidora y establecía el requisito para cumplir su ofrecimiento de que existiera un núcleo de individuos así organizados.
"Sin embargo –continúa narrando Mexía Díaz- como suele suceder con demasiada frecuencia, tal ofrecimiento no pasó de "eso" y en esas condiciones fueron sorprendidos por una de las mayores conflagraciones que haya ocurrido en esta ciudad. Fácil pudiéramos compararla con las de la Tienda Ley, V.H. y Burr que en los últimos años quedaron registradas como contingencias de gran relevancia. Pues bien en aquellos años el fuego consumió las siguientes negociaciones: Botica Cajeme, La Fama, Zapatería El Segundo Cielo, el almacén del Banco del Pacífico, S. A., y varios consultorios y oficinas anexas.
"En el trance, poco o nada se pudo hacer, pues del total del personal con que se creía contar solamente tres o cuatro prestaron servicio de salvamento. Las hachas, piquetas y baldes eran empuñados en su totalidad por "particulares" ajenos al organismo. Gran  desazón experimentó el coordinador al sorprenderle una contingencia de esta naturaleza sin el elemento mecánico ni humano de qué echar mano. Quienes lucharon en aquella ocasión contra el fuego lo hacían con una completa carencia de identificación y disciplina sumada a la ignorancia absoluta de los más elementales métodos de extinción de incendios…".
Grandes batallas contra el fuego, salvando vidas y bienes han enfrentado desde 1949 a la fecha, quienes son parte de una cadena sensible de voluntades y disposición humana para servir.
Tareas que se han cumplido lo mismo en los lejanos días que se marcharon con los remolinos que se formaban en los llanos de la ciudad de hace 60 años, rescatando de las llamas viviendas, comercios, industrias, despepitadoras de algodón, vehículos, y entregando, también, cuerpos de personas lamentablemente fallecidas en canales de riego y otros espejos de agua a sus familiares, como lo hacen ahora, con vocación que es parte de su genoma humano, sus elementos, porque muchos de ellos son nietos e hijos de Bomberos.
Actualmente la estructura del Heroico Cuerpo de Bomberos de Ciudad Obregón la integra el comandante Víctor Raúl Montoya Moroyoqui; subcomandante administrativo Jesús Martín Godínez Rodríguez; subcomandante operativo Gaspar Herrera Martínez.
Y el patronato es presidido por Carlos Ibarra Beltrán; vicepresidente Antonio Valdez Villanueva; tesorero Juan N. Manjarrez Díaz; protesorero Leonel Sánchez Ulloa; vocales Salvador Icedo, José Alfonso Cáñez Báez, José María Parada Almada y Juan Manz Alaniz.