¿Conviene vacacionar mucho?

¿Conviene vacacionar mucho?

De manera oficial esta semana ya estarán de vacaciones estudiantes de educación básica.

Es un período muy esperado por la mayoría. No son pocas las opiniones que en ese entusiasta grupo de gente fascinada por el período vacacional, deja fuera a madres y padres de familia e incluso abuelas y abuelos cuya rutina se ve alterada cuando hay que cuidar de hijos y nietos una vez iniciado el periodo vacacional y cubrir ese espacio que durante el ciclo escolar corresponde a docentes.

Las vacaciones escolares entonces son muy cortas o muy largas dependiendo del rol que toque desempeñar.

Pero yéndonos a la frialdad de los números, bien vale la pena revisar algunas referencias que Andrés Oppenheimer nos ofrece en su libro !Basta de historias!, donde analiza la obsesión latinoamericana por el pasado y da 12 claves del futuro.

La educación es en el discurso el tema que nadie se atreve a cuestionar como el camino seguro para alcanzar un mejor desarrollo en lo individual y lo colectivo. 

En lo personal estoy convencida de ello. Acceso a la educación implica la posibilidad de ampliar nuestros horizontes y nos ayuda a combatir la ignorancia, el gran mal de todos los tiempos y en todas partes.

En un amplio análisis que presenta el documento en referencia, se establece un comparativo que observa algunos aspectos que mide las diferencias entre naciones que han alcanzado mayor desarrollo y la región latinoamericana que sigue padeciendo el rezago.

Una Optica muy interesante, en mi opinión, que ubica parte del origen del problema: Mientras esas naciones que han alcanzado mayor desarrollo fijan su mirada en el futuro, la región latinoamericana se queda analizando todavía el pasado. 

Me permito compartir algunos datos tomados del libro en mención: 

En la UNAM, la principal universidad de México, hay mil estudiantes de historia; tres veces más que los de ciencias de la computación.
Anualmente se gradúan en la UNAM 188 licenciados en historia, 59 en ciencias de la computación y 49 en ingeniería petrolera. 
En las universidades Chinas ingresan en promedio 1´242, 000 estudiantes de ingeniería, contra 16 300 de historia y 1520 de filosofía. En India se registran números similares; el ingreso a las mencionadas carreras conocidas como humanistas, se restringe para los estudiantes que mejores notas han sacado en el examen de colocación para las mismas; esos países orientan su desarrollo hacia las ingenierías y las ciencias de la computación.
"...los países latinoamericanos se dedicaron a vender materias primas como el petróleo o productos agrícolas. Corea del Sur al igual que años mas tarde lo harían China e India se dedicó a invertir en la educación de su gente para crear productos cada vez más sofisticados, y venderlos en los mercados más grandes del mundo".
Y como los datos anteriores podemos encontrar muchos que nos acerquen a entender las razones por las que en América Latina estamos como nos encontramos.

Y con respecto al tema de las vacaciones los expertos han llegado a la conclusión que la diferencia en cuanto a las calificaciones tan superiores que en concursos internacionales sacan los niños asiáticos respecto a los latinoamericanos, es porque aquí las vacaciones son mas largas. En términos generales los primeros tienen 60 días más en promedio de clases al año (más horas y más días dedicados al estudio).

El estudio en referencia también concluye que los estudiantes que regresan al siguiente ciclo escolar después de haber tenido actividades extra escolares (campamentos, cursos, etc;) se rezagan menos que quienes estuvieron de vacaciones sin ninguno de esos estímulos.

— 


Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota