¿El problema es la UNISON?

¿El problema es la UNISON?

José Darío Arredondo López

 

Lunes 20 de mayo de 2019

 

"Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad" (Lucio Anneo Séneca).

 

Para nadie resulta desconocido que el gobierno a través del ISSSTESON ha emprendido una campaña de presión, agresión y enlodamiento contra la Universidad de Sonora, una de las más prestigiadas casas de estudios del noroeste y de las mejor calificadas del país. Ya es costumbre que el director del Instituto muestre sus laminillas ilustrativas que pretenden explicar y convencer a la ciudadanía de que las cuentas que hace son las justas y que la administración universitaria es culpable histórica de incumplimiento en el pago de cuotas al Instituto y, prácticamente, coacusada del quebranto financiero que padece el ISSSTESON.

 

Desde luego que en este razonamiento el señor director olvida decir que el gobierno del Estado para el cual trabaja ha dejado de pagar a la UNISON poco más de 500 millones de pesos de la parte del subsidio que le corresponde, y que la traída y llevada reforma a la ley 38 de 2005 realmente no cumplió con su cometido de rescatar financieramente al Instituto a pesar de aumentar el tiempo y los montos de las aportaciones y cuotas de los organismos afiliados y sus trabajadores. Por otra parte, es evidente que la operación del Instituto es muy deficiente y sus carencias han aumentado en vez de disminuir, a pesar de las falsas promesas y supuestos avances en materia de abasto de medicamentos y materiales de curación.

 

El director del ISSSTESON hace cuentas del supuesto adeudo universitario con una ligereza que para algunos puede resultar convincente si se deja de lado el contexto temporal y legal de la situación: "Este problema se registra desde 2006  y si sacamos cuentas, a precios actuales, la Unison ha dejado de pagar al menos 13 millones de pesos al mes durante 13 años" (Comunicado, mayo 7 de 2019), y refuerza con tono acusador: "Lo que ha dejado de pagar la Universidad del 2006 para acá es mil 800 millones de pesos... para que tengan una idea, es prácticamente lo mismo que el desfalco que se causó en la administración anterior al Isssteson" (El reportero de la comunidad, mayo 9 de 2019). Queda claro que las cifras pueden variar siempre y cuando afecten la imagen y los intereses del acusado.

 

Se concluye de la lectura que la UNISON queda prácticamente a la altura de los perpetradores del saqueo pensionario del ISSSTESON ocurrido durante la administración de Guillermo Padres, ahora emparentado con la señora gobernadora Pavlovich por el reciente enlace matrimonial Padrés Dagnino-Esqueda Pavlovich, y que, como la familia es intocable, lo que procede es tundir con todo el peso del garrote de la ley a la parte más débil. ¿Usted cree que se tratará con la misma honestidad legal y política a la UNISON que a la hoy familia emblemática del prianismo sonorense? Vemos que no. Tan es así que mientras hay total impunidad en el caso del desfalco, se exhibe una dureza inusual en el trato con los universitarios. ¿Seis mil millones de pesos de daño patrimonial y alrededor de dos mil no entregados al ISSSTESON por la Secretaría de Hacienda estatal nos van a convencer de que la UNISON es la responsable por no haber actualizado un convenio en términos abusivos y claramente recaudatorios? Curiosamente, hasta ahora nadie ha podido negar la validez y vigencia del actual contrato suscrito entre la UNISON y el ISSSTESON.

 

Parece ser un buen momento para que la comisión especial de diputados encargada de analizar el caso ISSSTESON se ponga a trabajar en serio y con profundidad en aras de lograr desentrañar la situación real del Instituto, más allá de dudas y manipulaciones mediáticas que solamente distraen a la opinión pública sobre el verdadero rostro de los culpables. Resulta esperanzador el compromiso público que expresan al revelar que la comisión tiene como objetivo "esclarecer la situación financiera del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora (Isssteson) y determinar en qué se utilizaron los recursos faltantes". Sin embargo, tanto el director del ISSSTESON, el Secretario de Hacienda y el rector de la Universidad de Sonora incumplieron con la cita pactada con los legisladores este jueves 16, a las 16 horas (Kiosco Mayor, mayo 16 de 2019). ¿Se trata de evitar testigos críticos que puedan afectar decisiones ya tomadas? ¿Estorba el escrutinio de los legisladores a las, hasta ahora, opacas cuentas del ISSSTESON? ¿La UNISON es rehén de una administración insensible y gris?

 

Usted y yo tenemos derecho a saberlo.

 

http://jdarredondo.blogspot.com