¿Dejarán que el PRI siga viviendo?

Vertiente mayo 09 2019.

¿Dejarán que el PRI siga viviendo?.- Indudablemente la lucha de los caciques es sin tregua, como se demostró cuando el mismo PRI hundió a Roberto Madrazo en el 2006.- El Primer Respondiente en la seguridad de la sociedad es el Policía.- Descanse en paz, Mauricio García Cortés

Bernardo Elenes Habas

Igual que en el 2000, cuando la "dictadura perfecta" fue sacada de Los Pinos por el PAN y Vicente Fox, los priístas comenzaron, en 2018, a tejer premisas sobre la posibilidad de refundar su partido.
En aquellos días aciagos, Humberto Roque Villanueva, senador; Fidel Herrera Beltrán, gobernador de Veracruz, Dulce María Sauri Riancho, ex dirigente nacional, Manuel Bartlett Díaz, senador, entre otros militantes tricolores, expresaban la necesidad de reconstruir la estructura partidaria, pensando en cambios profundos que transformasen sus documentos básicos, declaración de principios, estatutos y hasta siglas.
Fue el mismo sentimiento que recorrió las emociones, las pasiones y hasta las ambiciones de los notables del tricolor seis años después (2006), cuando el grupo que impulsó la candidatura de Francisco Labastida Ochoa (ahí se incluía un fuerte bastión del Valle del Yaqui, los Bours), lo desbarrancó.
Sin embargo, después de la derrota, mientras los labastidistas pugnaban por instaurar un nuevo partido, Roberto Madrazo les hacía patente que el PRI seguía vivo, poniéndolo de pie, devolviéndole su capacidad de lucha, haciéndolo ganar gubernaturas, presidencias municipales, escaños en el Congreso.
Con esas acciones que están documentadas en los archivos del instituto fundado por Plutarco Elías Calles, Madrazo les demostraba a los incrédulos, los apasionados, los ambiciosos, que no era la estructura partidaria la que estaba fallando, sino la ausencia de unidad, de lealtad, de visión republicana legítima entre su activo humano, cuyos grupos de poder se empeñaban en destruir su propia catedral política, como lo hicieron, cuando esos grupos poderosos le negaron el apoyo que vino a pedirles a Cajeme, porque ya tenían un compromiso con Felipe Calderón.
Quizás otros priístas pudieran repetir la historia, ante el hundimiento del PRI en las elecciones del 2018. Hacer el trabajo. Demostrar que ese organismo político no está muerto, y tal vez, como a Madrazo, los grupos que viven en y del PRI, lo dejarían reconstruir los puentes, colocar a su partido en la dinámica de los triunfos y hasta le aplaudirían, pero manteniéndose al margen, sin participar legítima y lealmente, sólo como observadores. Pero llegado el momento crucial de las candidaturas para puestos importantes, prepararían sus armas para combatir despiadadamente a quien tuvo la audacia y la visión de levantar y hacer caminar a un cadáver. Y en caso de que se atreviese a buscar postulaciones importante, como la Presidencia de la República, aniquilarlo internamente, como a Madrazo. 
El PRI -me comentan observadores profundos de su devenir-, no está acabado. Tiene estructura política, experiencia administrativa, cuadros valiosos, seguidores. Y además, históricamente es importante para que en el tejido de la democracia, se convierta en contrapeso durante los procesos electorales. Su problema radica en las cúpulas. En los cacicazgos que lo conforman, donde la carencia de moral ideológica y de principios de lealtad (incluso, algunos de esos grupos distribuyen a su gente de confianza en otros institutos, incluyendo a  Morena, o lanzándolos a la cacería política como independientes), generan luchas ciegas entre grupos. Canibalismo de PRI contra PRI…
Los Policías, son los Primeros Respondientes en la salvaguarda de la seguridad de las familias, de la sociedad en general. Cumplen con esa función, como ha quedado testimoniado muchas veces, hasta con sus vidas.
Hay ejemplos llenos de luz  que se guardan con respeto y admiración, en la memoria colectiva de Cajeme, y que se contrastan con innegables actos de represión, barbarie y corrupción que han existido y existen en este importante, perfectible y necesario tejido oficial de toda comunidad.
Pero hay actos de valor, de fortaleza humana para enfrentar el poderío del crimen organizado, para proteger la vida de compañeros de uniforme y la de ciudadanos indefensos atrapados involuntariamente en el vértice de la metralla, que definen la decisión y la responsabilidad del Primer Respondiente, hasta llevarlos al extremo de ofrendar su vida, no sin antes defenderla con valor. Todo por la seguridad colectiva.
Por eso, jamás debe de pensarse, jamás debe de admitirse que hechos como esos son actos en vano. De entrega sin frutos, creyendo que la muerte lo acaba todo. Jamás.
Porque los buenos ejemplos, el desprendimiento noble, el valor de ofrendar la vida por los demás como decidido e irrenunciable Primer Respondiente a pesar de caer en el cumplimiento del deber, es motivo que enaltece la memoria de seres como Mauricio García Cortés, producto de una familia y de un tejido social esforzado y de trabajo. Guía de sus seres queridos, quienes deben sentirse orgullosos de haber tenido en su seno como hijo, hermano, padre, esposo, amigo, a un buen Policía.
Descanse en paz Mauricio García Cortés.