De Francia con amor

De Francia con amor

José Darío Arredondo López

 

Lunes 22 de abril de 2019

 

"Los que hacen imposible la revolución pacífica harán inevitable la revolución violenta" (John F. Kennedy).

 

Ya ve usted cómo son las cosas. El segundo día de la Semana Santa ocurre un incendio supuestamente accidental en la Catedral de Notre Dame de París y de inmediato el mundo se declara consternado por la catástrofe cultural e histórica que significa. No es cosa común ver arder más de 850 años de historia arquitectónica envueltas en el gótico francés. Las vestiduras de Occidente se rasgan con prontitud y, como era previsible, empiezan a fluir las aportaciones en dinero, de suerte que a estas alturas ya hay alrededor de mil millones de euros reunidos, cifra que resulta un tanto difícil de digerir para el hombre de la calle, el ciudadano de a pie, el trabajador que se parte el lomo diariamente para rascarle el salario mínimo y prestaciones sociales a veces inexistentes o insuficientes a la dura cantera de la clase patronal que se dispone a retomar actividades tras unas "merecidas vacaciones".

 

La rápida respuesta del capital a la tragedia parisina mira a lo alto de la estructura y las torres sobrevivientes de la catedral como buscando la cara de Dios para hacerle un guiño y decirle que están, como siempre, presentes y dispuestos a echarle la mano a Notre Dame, pero su mirada siempre en alto bien debiera situarse en la superficie de la tierra con toda su simplicidad, con toda su esencia cotidiana que, siendo tan trivial, trasciende cuando el vigor de un par de pies se ve acompañado por diez, cien, mil o diez mil que marchan al unísono y dicen: "ya basta de tanta inequidad, tanta desigualdad, tanta jodida hipocresía". Sí, como también era previsible los chalecos amarillos hicieron su aparición y conminan a Macron, presidente de Francia, a ver hacia abajo, a su alrededor, y que recuerde la historia escrita por el pueblo francés hacia el final del siglo XVIII. La Revolución francesa situó en la cúspide del protagonismo político al ciudadano, y transformó para siempre la forma en que se ve y entiende la autoridad.

 

En el marco del primer mundo y en la esfera de las relaciones imperialistas y colonialistas que lograron fortuna y bienestar para las clases ancladas en el comercio y la industria las desigualdades sociales siguen presentes. Desapareció la aristocracia como clase dominante pero el poder queda en manos del capitalista, con distintas formas y medios pero con la misma petulante distancia respecto al pueblo llano, independientemente de la igualdad ante la ley de todo ciudadano. Igualdad formal que no pasa de ser una utopía que alimenta las esperanzas y permite la manipulación del pueblo, el soberano de acuerdo con la constitución política pero esclavo asalariado según la estructura laboral que priva en los hechos.

 

Las actuales revueltas populares francesas debieran ser una advertencia para el mundo sobre el agotamiento de un sistema que terminó víctima de sus excesos, por corrupción generalizada, por injusticias reiteradas, por el desprecio hacia lo humano. Curiosamente, Notre Dame de París pone los reflectores mundiales en otros incendios, en otro desplome de techumbres de complicidad y autocomplacencia, en la necesidad de recuperar valores y de replantear el futuro del pueblo representado por quienes protestan por la política económica del régimen, por la sordera de quien gobierna, por los propósitos y formas del quehacer económico y por la política de Estado que propicia las desigualdades y fundamenta las protestas. Francia nuevamente se mueve y conmueve al mundo con un incendio que nace de las calles, las plazas, y las conciencias y que invita a repensar y valorar en el actual contexto las palabras "libertad, igualdad y fraternidad".

 

En nuestro caso, como mexicanos, tras casi 40 años de neoliberalismo, tenemos nuestros propios incendios, así que ¿podremos ser autocríticos? ¿Seremos capaces de ver hacia abajo y señalar en nuestro entorno lo que está mal? ¿Tendremos la voluntad de cambiar lo que deba cambiarse y dejar de lado la mezquindad típicamente prianista de criticar lo que haga el nuevo gobierno sin mover un dedo para apoyar lo que sabemos que es justo apoyar? ¿Tendremos el valor de reconocer nuestra identidad mestiza y ser consecuentes con nuestra herencia nacional o seguiremos encadenados a un eurocentrismo que nos despersonaliza y nulifica? ¿Podremos reconciliarnos con el pasado y el destino que tenemos como latinoamericanos?

 

Ciertamente París bien vale una misa, pero ¿cuántas vale Acteal, Aguas Blancas, Ciudad Juárez, Pasta de Conchos, la Guardería ABC, Ayotzinapa, y la contaminación del Río Sonora? Aquí y en Francia, el pueblo es el soberano, pero falta que hagamos posible que el poder esté al servicio del ciudadano y no del capital, so pena de un incendio capaz de acabar con los mismos cimientos de la actual institucionalidad. 

 

http://jdarredondo.blogspot.com