Propuestas contra la Ludopatía

Vertiente abril 12 2019.

Propuestas contra la Ludopatía.- Efrén Rosas Leyva, ciudadano cajemense, presentó a autoridades municipales una iniciativa de reglamento para prevenir y atender en forma integral esa problemática de salud

Bernardo Elenes Habas

Efrén Rosas Leyva, empresario en autos usados, ex regidor, hombre de ideas y de convicciones arraigadas por el bien común, se ha caracterizado por una consistente y noble labor en beneficio de las nuevas y presentes generaciones.
Ha luchado por acciones preventivas para alejar a la niñez y a la juventud del alcohol, que, bien se sabe, se constituye en la puerta de muchos vicios y conductas antisociales; pero también, su labor de fondo es por la integración familiar, la reconstrucción de ese tejido, ciertamente dañado en muchos sectores, para que subsista la armonía, teniendo como piedra de toque las leyes, sus reglamentaciones y aplicaciones, pero, esencialmente, la participación de la ciudadanía en la construcción de tan importantes niveles de convivencia y desarrollo familiar y comunitario.
Recientemente Efrén, presentó ante las autoridades municipales una propuesta de Reglamento para la Prevención y Atención Integral a personas con Ludopatía del Municipio de Cajeme.
Sin duda, se trata de una labor que tiene profundidad, porque se pretende atender un fenómeno social que ha venido creciendo lastimosamente, y que, ciertamente daña en lo social, lo familiar, lo anímico.
A Efrén, como buen ciudadano de arraigados principios morales, religiosos, sociales, lo mueve proteger la salud de la familia cajemense en general, que, sin duda, es nuestra familia común.
En su exposición, Rosas Leyva expresa que en 1992 la Organización Mundial de la Salud, en su clasificación internacional enfermedades, incluye a la Ludopatía como un trastorno de salud, porque las personas dedican gran parte de su  tiempo y sus recursos económicos para mantenerse jugando, se preocupan por planificar sus próximos juegos o piensan en nuevas formas de conseguir dinero para continuar apostando, hecho que los lleva a perder interés por otras actividades personales o familiares. Y, por su parte, la Asociación Americana de Psiquiatría, en 1980, en su manual diagnóstico y estadístico la reconoce con la categoría de Juego patológico.
Efrén, y muchos cajemenses, ciertamente tenemos testimonios sobre personas que han caído en esos graves problemas de salud, experimentando necesidades irrefrenables de jugar, apostando cantidades crecientes de dinero, sin recuperarse jamás. "Esta enfermedad –señala Rosas Leyva- está asociada al consumo de alcohol, tabaco, drogas. El Ludópata o jugador patológico para financiar el juego puede llegar a cometer actos ilegales como fraude, robo, abuso de confianza; y además del deterioro en su vida familiar, escolar y laboral, puede enfrentar graves conflictos con la ley.
El proyecto de reglamento presentado por el ciudadano Rosas Leyva está en manos de las autoridades, de cada uno de los regidores, y sería altamente benéfico que dieran una señal positiva para abordar con toda responsabilidad un tema que beneficie a la familia cajemense, buscando, además de la atención a quienes son víctimas de esa enfermedad, alternativas de prevención, incluso propiciando contenidos académicos dirigidos a niños y jóvenes estudiantes, para que no desconozcan los peligros que enfrentarán en cualquier momento de sus vidas en el contexto de una sociedad de consumo fría, y por lo mismo inconmovible.
Le saludo, lector.