Al Cuarto Año…y nada

Kiosco Mayor
De Francisco Rodríguez
 
Viernes 14 de enero de 2022
 
Al Cuarto Año…y nada
 
*México estancado, en el mejor de los casos
*La inflación se "comió" el incremento salarial
*Veremos, pues, como pinta este año 2022
 
 
Iniciamos el 2022 y entramos al cuarto año del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el mandatario electo por 30 millones de mexicanos esperanzados en una mejora notable en la vida cotidiana del país, pero la realidad exhibe una verdad: México está estancado, en el mejor de los casos, aunque para otros ha retrocedido en casi todos los rubros.
 
Los indicadores de mediciones, esenciales para evaluar el desarrollo de una nación, señalan un retroceso en materia económica, política y social. También una baja en la aceptación del gobierno de López Obrador.
 
AMLO llegó a la mitad de su gobierno con una aprobación ciudadana del 58 por ciento (Encuesta de Reforma, 1 de diciembre de 2021), mucho más baja que la de Carlos Salinas de Gortari (77%) y de Ernesto Zedillo (60%) y empatado con Vicente Fox. Es decir, no hay mucho de que presumir respecto a la popularidad y aceptación de su forma de gobernar. (Cabe aclarar que las encuestas de Reforma han sido la más acertadas en los últimos nueve años).
 
Ese 58% es desde luego aceptable, pero de ninguna manera es histórico ni mucho menos un récord.
 
Pero más allá de la popularidad o aceptación de un mandatario, lo importante son los resultados, y aquí tampoco hay avances significativos en el bienestar de las mayorías, sin desdeñar los programas sociales de apoyo a los adultos mayores, que ya existían, pero se han incrementado en este gobierno.
 
La desaparición del Seguro Popular, que brindaba atención médica a más de 50 millones de mexicanos, originó que cerca de 20 millones ahora estén en la incertidumbre por carecer de un servicio médico. El INSABI luego de tres años no ha logrado igualar ese número de beneficiados con el Seguro Popular. Apenas rebasa los 30 millones.
 
La economía decreció, y eso viene desde antes de la pandemia, aunque ésta ha servido de pretexto para justificar lo que es evidentemente un mal manejo. El desempleo y el incremento de pobres es el mejor ejemplo.
 
Con el ya desgastado discurso de combate a la corrupción, se eliminaron muchos programas sociales como el apoyo para la guardería y otros que iban directo a los municipios del país. Se ha concentrado todo en la Federación con resultados desastrosos como la escasez de medicamentos para el sistema de salud pública y para niños con cáncer.
 
De la seguridad pública ni hablar, simple y sencillamente la delincuencia organizada ha rebasado toda estrategia de gobierno y en particular esa de "abrazos no balazos; la inflación arriba del 7%, las más alta en los últimos años, ha "comido" el incremento salarial y pone en grave aprieto la economía familiar, sobre todo de aquel sector de menor ingreso.
 
El Presidente López Obrador es un gran comunicador, un político muy astuto, y eso le ha permitido permanecer en una aceptable aprobación ciudadana, sin embargo, tiene un problema que podría cambiar su proyecto de continuidad de la 4T: su propio partido MORENA, donde las divisiones son cada día más visibles.
 
El adelantar, como nunca, la sucesión presidencial ha abierto la lucha entre los principales aspirantes: Ricardo Monreal, Marcelo Ebrard y su favorita, Claudia Sheinbaum. Esa división podría ser su peor enemigo en la elección del 2024.
 
Tiene a su favor, por ahora, una oposición que aún no acaba de conformarse en alianza para ser realmente competitiva, aunque existen indicios de fortalecerse este año entre los partidos PRI, PAN, PRD y grupos ciudadanos del país. Difícil se ve la integración de Movimiento Ciudadano que, por decisión de su líder Dante Delgado, juega solo en las elecciones y con ello favorece a MORENA, con intención o sin ella.
 
Veremos, pues, como pinta el 2022.
 
Twitter: @kioscomayor

Columnas

    Error al mostrar categorias!