Nacimiento de la Universidad de Sonora (1939-1953)

Nacimiento de la Universidad de Sonora (1939-1953)
Brevísimo ensayo cronológico (4° de 5 partes)
 
Héctor Rodríguez Espinoza
 
Viernes 5 de noviembre de 2021
 
 
IX.- Se imponía, como primer paso, proceder a la construcción de edificios; pero previamente era indispensable seleccionar en los alrededores de la ciudad de Hermosillo la zona más adecuada para su instalación; ésta quedó fijada al norte, a distancia aproximada de un kilómetro del centro de la población. Tal determinación se tomó por el Comité Administrativo el 4 de febrero de 1939.
 
Se contaba en la iniciación con el ofrecimiento del Gobernador Yocupicio para dotar a la Universidad de los terrenos que fueran necesarios; una vez efectuada la selección, por no contar con la anuencia de los propietarios para vender al gobierno las superficies señaladas, procedió a su expropiación. Habiendo recurrido los propietarios en demanda de Amparo, el asunto llegó hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cual confirmó el Decreto del Gobernador y por tanto la Universidad obtuvo la zona en donde se encuentra ubicada. Después se han venido comprando otras pequeñas fracciones para aumentar la superficie disponible.
 
Para dar en firme los primeros pasos, el 5 de abril de 1939 fue designado organizador técnico de la Universidad el Lic. José Vasconcelos, tomando en cuenta su cultura y experiencia. A proposición suya se nombró en seguida Director Técnico de la construcción al Ing. Arturo Medina Luna.
 
El señor Lic. Vasconcelos preparó presupuestos parciales, programas iniciales de estudio y desempeñó diversas comisiones del Comité Administrativo, entre ellas la de realizar dos giras dentro del Estado en propaganda de la Universidad. Este distinguido intelectual alentó grandemente a los sonorenses con su campaña.
 
X.- Un incidente. Remoción del Comité administrativo. Durante los preparativos para edificar la Universidad, fue expedida la Ley No. 168, el 14 de julio de 1939, que sujetaba la integración del Comité Administrativo a las facultades de la Junta de Beneficencia Privada del Estado, que debía ser designada por el Ejecutivo; es decir, dejaba a éste, a través de la Junta, libertad para remover al Comité Administrativo. Fuerte discusión pública se produjo con ese motivo, invocándose la autonomía de la Universidad aun cuando ésta no existía más que en proyecto y apenas se iba a iniciar la parte edificativa. El Gobernador Macías resolvió la cuestión promoviendo primero que la Junta de Beneficencia Privada ratificara los nombramientos a los integrantes del Comité Administrativo y derogando después la citada Ley 168 para dejar la 92 de Enseñanza Universitaria.
 
Aunque este incidente resultó pequeño, las discusiones provocadas modificaron el ritmo de los trabajos previos de la Universidad. Posteriormente, se presentaron diversas renuncias, entre ellas la del Lic. Vasconcelos, la del Ing. Medina Luna y la del Consejero Técnico Lic. Gilberto Suárez Arvizu, además de algunos miembros del Comité, sustituidos con nuevas personas.
 
El presidente del Comité informaba en 1941 que en conversaciones con el Ing. Eduardo Morillo Safa, Director General de Agricultura, había convenido en elaborar el programa para una Escuela de Agricultura y Ganadería.
 
Primera piedra     
 
Después de un período de casi dos años de acumulación de elementos económicos y elaboración de proyectos, el domingo 12 de octubre de 1941 se colocó la primera piedra del primer edificio de la Universidad, destinado a las Escuelas Secundaria y Normal.
 
XI.- (Hago aquí un paréntesis para comentar que en ese solemne e histórico acto, el poeta Leopoldo Ramos -1898/1957-, nacido en el mineral El triunfo, Baja California Sur, entonces residente en Guaymas, leyó el poema que compuso ex profeso:
 
A L M A   P A R E N S
 
Una idea venida sobre el ancho azul del pensamiento,
 
tiene puerto en el alma de Sonora ...
 
Una idea vestida como una maravillosa carabela,
 
con un velamen trémulo de nubes y jacias como riendas conducidas
 
por las augustas manos de Minerva ...)
 
XII.- Como estilo arquitectónico dominante en la Universidad fue escogido el colonial, tanto para el exterior como para algunos de los interiores. Poco después se inició la construcción del edificio de la Preparatoria y Altos Estudios. La dirección técnica de la edificación quedó a cargo de los arquitectos Leopoldo Palafox Muñoz y Felipe N. Ortega y la administración fue conducida por el Comité Administrativo.
 
La inauguración del primer edificio. Fue el jueves 15 de octubre de 1942, el mencionado de las Escuelas Secundaria y Normal. El Dr. Domingo Olivares, presidente del Comité Administrativo, con el Sr. Rafael Treviño, secretario, acompañaron al Gobernador Macías Valenzuela a la inauguración. A partir de esa fecha se abrieron sus aulas para las escuelas citadas, designándose organizador técnico y posteriormente director de las Escuelas de la Universidad, al Prof. Aureliano Esquivel Casas, quien duró en ese encargo del 1° de junio de 1942 al 18 de agosto de 1944.
 
La primera inscripción registró 326 alumnos y a partir de entonces se adoptó el calendario escolar comprendido de septiembre hasta junio del año siguiente, en que se celebran los exámenes finales; quedando para vacaciones el resto de junio y los meses de julio y agosto, es decir, la época más cálida del verano en que las temperaturas frecuentemente alcanzan los 44 grados centígrados a la sombra y las condiciones de trabajo son especialmente duras para maestros y alumnos.
 
La Unión Ganadera Regional de Sonora, en el año de 1945, presentaba e insistía después en la necesidad de establecer dentro de la Universidad una Escuela de Agricultura y Ganadería, para cuyo efecto donaba $100,000.00.
 
En sustitución del Profesor Esquivel fue nombrado Rector de la Universidad el Ing. Francisco Antonio Astiazarán, quien permaneció del 6 de octubre de 1944 al 31 de mayo de 1946, reemplazándolo el Profesor Manuel Quiroz Martínez, desde el 13 de septiembre de 1946 hasta el 20 de septiembre de 1953.
 
La Escuela que siguió en su organización a la Secundaria, Normal y Preparatoria, fue la de Enfermería, se estableció en septiembre de 1944. La carrera de enfermería hospitalaria, considerada de gran utilidad para el Estado de Sonora y en general para la región del noroeste del país, se inició sin el requerimiento de la preparación secundaria, procediendo a dárseles un curso preparatorio para entrar a las materias profesionales.
 
Una Escuela de iniciación universitaria se estableció paralelamente a la Escuela Secundaria que ya existía; pero solamente funcionó dos años, de 1944 a 1946, y suprimida para dejar a la segunda únicamente.
 
Tomando en consideración el desarrollo económico del Estado, que ya apuntaba firmemente, se pensó en la necesidad de preparar científica y técnicamente a los alumnos para auxiliar al comercio y a las finanzas; esto determinó a la Universidad a fundar la Escuela Superior de Comercio, con los planes y programas de la correspondiente adscrita a la Universidad Nacional Autónoma de México; inició sus actividades el 1 de septiembre de 1944, con las carreras de secretario taquígrafo, funcionario bancario, administración de negocios, Contador Privado y Contador Público. A partir de 1948 se suprimieron algunas de estas carreras, quedando solamente las de Contador Privado y Contador Público, con tres y seis años, respectivamente, de estudios.
 
En septiembre de 1946 se estableció la Escuela de Farmacia. Carentes los Químicos Farmacéuticos de auxiliares expertos en esta rama, presentaron la conveniencia de crear en la Universidad una Carrera con el plan de estudios de la de Farmaceuta, que existía en el Instituto Politécnico Nacional.
 
En septiembre de 1948 se establecieron la Escuela de Ingeniería Civil y la de Topografía e Hidrografía, con 5 años de estudio la primera y con 2 la segunda. Después de dos años de trabajos, esta Escuela cerró sus puertas; la interrupción en la concurrencia de alumnos parece que fue la principal determinante de esta medida.
 
En el año de 1949, siendo presidente del Comité Administrativo el señor Ing. Ramón Corral, se nombró a los señores Dr. Domingo Olivares, Lic. René Martínez de Castro y José Ramón Fernández para activar la creación de la Escuela Agropecuaria, contando con la cooperación ofrecida por el señor Secretario de Educación Pública, Lic. Manuel Gual Vidal.
 
Pretendiendo la Universidad extender su acción fuera del propio recinto, en el mismo año de 1949 se estableció el Departamento de Acción Social, que tuvo una actividad limitada.
 
Señalan los informes de este año las dificultades que atraviesa la Escuela de Enfermería por falta de alumnas. La de Farmacia registra condición semejante. En ambos casos, se reconoce como serio problema para su éxito la escasa remuneración que reciben quienes se gradúan en ellas. En esta fecha se reconoce que debe desaparecer la de Farmaceuta o prolongarla estableciendo la de Químico Farmacéutico. Se registra como novedad este año la organización de la Escuela Libre de Dibujo y Pintura, sin cursos académicos previos.
 
Así vino transcurriendo, con alzas y bajas, la que en esta reseña histórica llamamos primera etapa de la Universidad. Pendientes de analizar las proyecciones, los sistemas educativos aplicados, los resultados y otros aspectos más de su interior, que no cabrían en este trabajo de tipo general, pero dentro del cual pueden irse acomodando si en ocasiones más adelante la revisión continúa; ahora debe exponerse aquí que, en contraste con la marcha lenta y vacilante de la Universidad durante los 12 años de su vida, entre 1942 y 1953, en ese mismo lapso el Estado mostraba una evolución económica y social muy vigorosa. Baste decir, como un dato demostrativo, que el presupuesto de la Entidad había pasado de cerca de 7 millones de pesos en 1942 a 45.5 millones en 1953. Seguramente había habido transformaciones, evolución dentro del Estado; pero estas no se manifestaban en la vida universitaria que venía derivando hacia la consunción.
 
El informe que rendía el Rector en junio de 1953 establecía la crisis en que se encontraban la Escuela Normal, la de Farmacia, la desaparición de la de Ingeniería y la de Enfermería, y la aceptable condición de la Secundaria, la Preparatoria y Comercio.
 
Según la exposición que hacía, ya que no era sólo la falta de recursos económicos de la Universidad, sino la insuficiente proyección de estímulos por algunas de las profesiones dentro del Estado.
 
Al tratarlo el Consejo Técnico Consultivo (que como provisional se había establecido desde cuatro años antes), dijo que podía ser el embrión de un futuro gobierno integral universitario; también que la Ley Número 92 fue útil en los orígenes de la Universidad, pero resultaba anacrónica y enteramente inadecuada en esa actualidad.
 
(Tomado de "Evocaciones de un universitario", ed. de autor, 2015. Continúa).

Lic. José Vasconcelos.


Primera piedra de la Universidad de Sonora.