Con la UNAM, no

Kiosco Mayor
De Francisco Rodríguez
 
Viernes 5 de noviembre de 2021
 
Con la UNAM, no
 
*El Presidente dice se ha "derechizado"
*Esa opinión puede estimular conflictos
*David Figueroa, como debe ser un regidor
 
 
El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha tenido aciertos y errores, como cualquier otro Mandatario, pero el criticar a la Universidad Nacional Autónoma de México, podría ser uno de los más grandes en sus tres años de gobierno (junto con el de la contrarreforma eléctrica) y, tal vez, de consecuencias negativas políticas-electorales para su partido Morena en las siguientes elecciones.


 
Atacar tan abiertamente a la UNAM, considerada el más grande patrimonio cultural de los mexicanos, es un hecho que exhibe al Presidente como una persona escasa de tolerancia a todo aquello que no opera fielmente a su muy particular forma de pensar.
 
El afirmar que la UNAM se ha "derechizado", le ha valido una serie de críticas no únicamente de egresados y de quienes actualmente integran la comunidad universitaria, sino de muchos mexicanos que reconocen la pluralidad y autonomía académica de la institución educativa más importante del país.
 
Desde luego también hay voces que apoyan al Presidente, incluyendo lideres de opinión y periodistas, pero mayoritariamente se observa el rechazo y se brinda el respaldo la UNAM.
 
El poder de un Presidente, y más el del actual, es capaz de controlar gobernadores, medios de comunicación, grupos empresariales, integrantes de los otros dos poderes (Legislativo y Judicial), pero no es tan fácil ejercer ese dominio en un sector como el estudiantil y menos el de la UNAM. A los primeros los tiene sometidos con el propuesto, contratos, incluso con expedientes del pasado, pero a los universitarios (alumnos y profesores) nada de eso los detiene. Pueden organizarse (como bien lo saben hacer) y manifestarse de tal forma que originan un caos social en la Ciudad de México. Saben llevar a cabo marchas y plantones que desquician la vida cotidiana de la capital del país. Y si se lo proponen, extienden sus manifestaciones al resto del país con el respaldo estudiantil y académico de la mayoría de las universidades.
 
Sin rubor alguno, el Presidente critica casi de diario (en los últimos días) a la Universidad, sin importarle que muchos de sus principales funcionarios son egresados de esa institución, incluyéndolo a él, además tiene a un exrector, Juan Ramón de la Fuente, como Embajador de México ante la ONU, quien por cierto ha guardado silencio sobre el tema lo que le ha valido criticas severas por no defender la autonomía de la institución que durante años dirigió.
 
En cambio, otro exrector, el Dr. José Narro, si ha elevado su voz en defensa de la UNAM, y en una participación en el programa "Con los de Casa", del periódico El Universal, recalcó: "Hay riesgo de que dichos de AMLO trastoquen autonomía de la UNAM".
 
Y agregó, el también ex secretario de salud de México: "pero yo deseo con toda mi convicción que esto no pase, no le conviene a nadie, no le va a hacer bien a nadie en el país, la Universidad está para otra cosa…"
 
El presidente, en una de las muchas ocasiones que ha abordado el tema, dijo:
 
"Soy egresado de la UNAM, muy orgullo de haber estudiado en la UNAM, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, soy el primer presidente de México egresado de la FCPyS de la UNAM; ahí, en esa facultad estudiaron dos hijos míos, o sea, soy parte de la UNAM".
 
"Sin embargo, todas las instituciones requieren renovarse, ahora los cambios, las renovaciones se pueden dar desde adentro, los mismos universitarios, alumnos, maestros, académicos, investigadores; yo tengo confianza en que lo hagan porque se derechizó mucho la UNAM…"
 
Si bien ya entendimos que al Presidente le gusta estar en todo, opinar de todo y de todos, me parece que con la UNAM no debe meterse. En fin, el sabrá por qué y para que lo hace.
 
DAVID FIGUEROA, LO QUE UN REGIDOR DEBE DE HACER
 
En días pasados, mi colega Ernesto Gutiérrez, y quien esto escribe, tuvimos una muy agradable conversación con David Figueroa, el excandidato de Movimiento Ciudadano que compitió por la presidencia municipal de Hermosillo y al no lograr el triunfo, asumió con responsabilidad la regiduría del ayuntamiento capitalino.


 
Y por lo platicado, David, exalcalde de Agua Prieta, exlegislador local y federal y ex Cónsul de México en San José y Los Ángeles, California, EE. UU., le está dando a esta posición el verdadero valor que tiene: ser representante de los ciudadanos ante la autoridad y ser gestor en la solución de los problemas cotidianos de los vecinos de la ciudad y municipio.
 
Después de andar en eses niveles políticos y de la administración pública, parecería muy "poco" una regiduría, pero David demuestra con esto que sí tiene una verdadera vocación de servicio y se puede apoyar al ciudadano desde cualquier posición.
 
Lo vi entusiasmado, muy entregado a su gestión y hasta emocionado cuando nos confió algunos de los logros obtenidos en favor de algunos vecinos, particularmente en los pagos de predial, agua y hasta multas de tránsito. Los hermosillenses son pagadores, pero a veces lo único que piden es facilidades, convenios, para cumplir con sus compromisos, dice. Y es cierto. 
 
Y es cuando yo me pregunto ¿y por qué no le designaron presidente de Movimiento Ciudadano en Sonora? Hubiera sido un gran activo para ese partido que al final de cuentas está demostrando ser un instituto político donde lo primero son los intereses de su cúpula. Allá ellos, "en su salud lo hallarán".
 
Twitter: @kioscomayor

Columnas

    Error al mostrar categorias!