Acuerdo por la Paz en Sonora

Vertiente octubre 19 2021.


Acuerdo por la Paz en Sonora.- el alcalde de Cajeme, Javier Lamarque, suma su confianza para que a través de la estrategia de mando único se logre abatir los casos de violencia extrema.- En el Municipio, las familias anhelan sentirse seguras y emocionalmente tranquilas.


Bernardo Elenes Habas


Es evidente que una de las grandes preocupaciones del presidente municipal de Cajeme, Javier Lamarque, es la seguridad pública. Lograr la pacificación de la comunidad, donde la violencia se manifiesta día a día, con su sinfonía macabra de metralla, de muerte…


En su conferencia de prensa Diálogo con Cajeme, de lunes, hizo referencia a la reciente firma del Acuerdo por la Paz, que encabezó  en Hermosillo el gobernador Alfonso Durazo, alcaldes, comisarios de Seguridad Pública, a través del cual se busca responder al clamor que se levanta en comunidades de la entidad, especialmente en Cajeme.


Expresó Lamarque que dicha estrategia conlleva hacer realidad la implementación de un Mando Único, coordinado por el tejido de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, buscando abatir los índices de delincuencia que derivan en hechos de sangre, como sucede en el municipio. Es latente la participación de los tres niveles de Gobierno en este diseño gubernamental.


"Incluso bajo situaciones extraordinarias el Mando Único tomará el control e implementará acciones directas en atención a los focos rojos, los puntos críticos para restablecer la tranquilidad y la paz en los municipios, sin afectar la autonomía local", precisó el Alcalde.


Junto con las estrategias de acción y reacción, el Acuerdo por la Paz está sustentado en la efectiva y puntual provisión de recursos humanos, económicos y materiales inherentes para los Municipios, esencialmente a comunidades que atraviesan por situaciones críticas de violencia.


Y, por supuesto, la ciudadanía cajemense, padres de familia, obreros, familias que sienten el temor de que algunos de sus integrantes pudiera ser sorprendido lamentablemente en la línea de fuego cruzado de la delincuencia, esperan que el Acuerdo por la Paz, logre sus objetivos.


Me lo dicen, mujeres angustiadas de colonias populares que han sufrido el terror de escuchar balaceras cercanas a sus hogares. Obreros que salen indefensos en horas de la noche de sus plantas laborales y deben atravesar largos tramos entre la oscuridad para llegar a sus casas. Lo comentan empleadas de Mercajeme, quienes –comentan- viven con temor, con sobresalto ante cualquier ruido extraño, "como el sonido explosivo que ahora producen las motocicletas a las que muchos jóvenes les acondicionan los escapes para simular balazos". Todos ellos le expresan al reportero que esperan con ansiedad resultados, para que la paz no sea solamente un acuerdo, sino también una obligación que aporte tranquilidad en las personas, salud emocional en las familias "y que no se repita tanto sobresalto que, en verdad, enferma los nervios".


Le saludo, lector.


 



Columnas

    Error al mostrar categorias!