¡Asesinaron al periodista Ricardo López!

Vertiente julio 23 2021.

¡Asesinaron al periodista Ricardo López!.- Su voz se alzó desesperada hace algunas semanas, pidiendo protección.- El gobierno no lo escuchó: hoy lamentan su muerte Claudia y Alfonso.- Las familias saben, pero no AMLO, que lo urgente no es la farsa de una consulta para enjuiciar a expresidentes, no es adelantar la sucesión presidencial, sino detener la violencia.

Bernardo Elenes Habas

¿Cómo no sentir dolor, impotencia, ante la muerte de un compañero periodista, Ricardo López, a quien le arrebataron la vida a balazos en Guaymas, la tarde del jueves 22 de julio?

Él sabía que su vida pendía de un hilo. Estaba sufriendo amenazas extremas. Incluso se vino a radicar a Ciudad Obregón por una temporada, eludiendo el peligro.

Los anuncios terribles de muerte se cumplieron. Se acalló la voz, se ensangrentó la pluma de Ricardo, quien trascendió el horizonte sin haber tenido ¡jamás! confianza en el programa reivindicador del tejido de la violencia en el país, sustentado en la premisa absurda de abrazos y no balazos.

Descanse en paz un hombre que tenía mucho camino por recorrer informando, construyendo, buscando el bien común. A quien las autoridades estatales y federales le deben el no haber escuchado sus angustiados gritos pidiendo auxilio, en su momento… Ahora envían condolencias Claudia Pavlovich y el gobernador electo Alfonso Durazo, quien siendo coordinador de Seguridad Nacional, instaló las mesas por la paz en Guaymas.

Ricardo nació en Cajeme, pero radicaba desde hace tiempo en el Puerto, donde fungía como director general del portal InfoGuaymas, asimismo tenía a su cargo la secretaría general de la Delegación  11 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), en ese lugar.

Los casos de desapariciones se siguen dando en territorio yaqui. Las ejecuciones crecen en las áreas de Cajeme, Empalme, Guaymas, y solamente se sabe en la narrativa cotidiana de recorridos que realiza el Ejército, Marina, Guardia Nacional y Policía Estatal, quienes no rinden frutos, porque deben obedecer la consigna ciega del enunciado filosófico abrazos y no balazos, que los mantiene como republicana escenografía del bien en la tragicomedia de la 4T.

El sentido común les grita con verbos desesperados a las familias de México, que lo urgente en estos momentos dramáticos, no es atender la farsa de la consulta para enjuiciar a malos y corruptos funcionarios del pasado (en la actual administración federal también los hay), con un simulacro de votación prevista para el 1 de agosto. No es adelantar los procesos de selección de candidatos para abrir el camino a Claudia Sheinbaum, perfilándola subjetivamente para que dé continuidad a la Cuarta Transformación desde Palacio Nacional. No es montar escenarios en pueblos originarios para pedir a sus habitantes perdón por las atrocidades del pasado, olvidando que en el presente esos latigazos arrasando selvas y minimizando hallazgos arqueológicos, como sucede en los espacios donde se construye el tren Maya y el aeropuerto Felipe Ángeles. No es todo lo anterior y más, sino ¡detener la violencia! Anular la carta de residencia que la muerte tiene en los caminos, en comunidades, en ciudades, en desiertos, litorales, montañas, destrozando seres humanos y recibiendo en agradecimiento, nobles, limpios, candorosos abrazos, de parte del presidente Andrés Manuel López Obrador y del pueblo bueno y sabio que lo respalda…

Lo saludo, lector.

Columnas

    Error al mostrar categorias!