¿Quién va a ganar, Ernesto o Alfonso?

Vertiente junio 03 2021.


¿Quién va a ganar, Ernesto o Alfonso?.- No lo sé, de cierto, porque eso dependerá de la sensibilidad y la inteligencia de los sonorenses.- La ciudadanía tiene, contra viento y marea, la oportunidad de escribir la nueva historia de México, de Sonora, de Cajeme.


Bernardo Elenes Habas


Cerraron sus campañas, quienes aspiran a ser gobierno en Sonora.


Loa discursos se agudizaron. Los señalamientos se convirtieron en cuchilladas entre adversarios. Y, un río de ciudadanos se hizo presente para manifestar, por separado, su apoyo a sus candidatos a la gubernatura por Sonora.


¿Quién va a ganar, Ernesto o Alfonso?


No lo sé, de cierto. Porque eso dependerá de la sensibilidad y la inteligencia de los sonorenses que, a lo largo de 90 días, se mostraron abiertos para que  sembraran los políticos sus proyectos en el alma herida de la entidad, donde sus ciudadanos asimilaron con voluntad y sentimiento legítimo las alternativas de libertad propuestas por unos, o la extensión de proyectos que esgrime desde el Gobierno de la República el presidente Andrés Manuel López Obrador, con la implementación de la 4T.


Se agotaron, pues, los discursos. Las palabras se desgastaron en el filo de los vientos de Sonora, ante el afán de convencer.


Pero, finalmente, la decisión será de los electores. De quienes tienen credencial del INE vigente para sufragar, y que, históricamente, deberán poner en la balanza de sus conciencias hacia dónde prevén inclinar sus votos, más allá de intereses personales o de grupos, solo pensando en el horizonte que se desea construir para Sonora.


Dentro de tres días, cada ciudadano con credencial de elector vigente, tendrá que convertirse en el "arquitecto de su propio destino", y no desperdiciar la oportunidad que le presenta la historia para mover las estructuras que le han venido construyendo en el devenir y las conveniencias de los tiempos, las circunstancias políticas; o aceptar sumisamente los ordenamientos de partidos y de grupos de poder.


Al concluir el domingo 6 de junio, ya no habrá mañana para arrepentirse.


Cajeme, Sonora, México, ¿acaso desgastarán y destruirán su horizonte de libertad, o se abrirán hacia un nuevo día para empezar de nuevo?


La ciudadanía tiene la oportunidad de escribir, contra viento y marea, la nueva historia de México, de Sonora, de Cajeme. O aceptar, sumisamente, el vendaval de los tiempos.


El domingo 6 de junio estará esperando, con las urnas de la esperanza abiertas, su decisión…


Le saludo, lector.