La Suprema Corte de Justicia y la coyuntura trascendente y transitoria de la reforma judicial federal del 2021 (1° de tres partes)

La Suprema Corte de Justicia y la coyuntura trascendente y transitoria de la reforma judicial federal del 2021 (1° de tres partes)
Breve ensayo.
 
Héctor Rodríguez Espinoza
 
Viernes 30 de abril de 2021
 
 
I.- Durante cinco años (1968-72, Juzgado 1° de Distrito y Tribunal Colegiado del 5° Circuito del NO y 1977, Tribunal Unitario del 5° Circuito del NO) pertenecí al poder judicial federal. Ahora, desde la academia, he seguido investigando sobre su evolución y reestructuración, su reforma de 1994 que desapareció la Suprema Corte de Justicia y conformó una nueva y ahora, en los días que corren, con la reciente aprobación de siete leyes por el Congreso General de la Unión que lo reforma, pero marcada por la estridente y unánimemente cuestionada (por juristas constitucionalistas) el fundamento constitucional de su artículo 13 transitorio, que amplía el plazo, en dos años más, para el actual presidente de la Suprema Corte de Justicia y la de los seis magistrados que integran del consejo de la judicatura federal, que también lo preside, en contravención del artículo 97 de la carta magna que, sin duda, la determina en cuatro años.
 
Son muchos los episodios y personaje negativos dignos de un somero repaso que aquí ofrezco:  
 
II.- No escapa para mi posición el eterno y fascinante tema del conflicto entre el DERECHO -y su expresión positiva de la LEY- y el valor supremo de la filosofía del Derecho, la JUSTICIA y, como corolario, el concepto del ESTADO DE DERECHO.
 
Pero la naturaleza de este breve ensayo me limita discernir al respecto.
 
Sólo puedo partir de que, en obediencia al principio de SEGURIDAD JURÍDICA, la LEY es la única expresión que nos la garantiza, así como la propia JUSTICIA. Pero no cualquier ley, sino aquella BUENA LEY, en los términos y sentimientos visionarios del padre de la patria, José María Morelos y Pavón y acorde con la pirámide normativa del padre de la Teoría Pura del Derecho, Hans Kelsen, para quien es la norma constitucional la que fundamenta la validez de las demás normas ordinarias, reglamentarias y las normas individualizadas. 
     
III.- AÑO DE 1986. No olvidemos, vgr., el caso del ex ministro Ernesto Díaz Infante que, por aquel célebre caso de El chacal de Acapulco (1986-2006), fue uno de los más sonados por la injusticia, impunidad y corrupción judicial de la Suprema Corte. Extraditado desde Texas, fue condenado por sobornar a dos magistrados de circuito de Guerrero y que compurgó su pena en un reclusorio del Distrito Federal y dada su avanzada edad en prisión domiciliaria. Desafortunadamente un año después un juez revocó su sentencia, sus últimos días se la pasó cobrando el 80% de su salario como pensión y murió el 17 de marzo de 2006.
(https://losojosdecuervo.com/2019/12/06/el-chacal-de-acapulco-un-asesino-salvado-por-la-corrupcion-de-mexico/ )
 
IV.- Tampoco miremos de soslayo la denuncia que hizo el Dr. Arturo Azuela, escritor, académico y periodista y ex presidente del Seminario de Cultura Mexicana. Reflexiona sobre la circunstancia en el año de 2005, de la Suprema Corte de Justicia, presidida por su primo Mariano Azuela Güitrón:
 
"MENSAJE A LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA. Se habla de los ortodoxos y los moderados, o sea: los de derecha y los de centro, una elemental geometría muy distante de las realidades sociales del país.
 
¿Cómo es posible, en una transición democrática, que no exista un solo ministro de principios progresistas? Pero las más graves informaciones se refieren a sueldos, prestaciones, seguros, opacidad por el secreto fiduciario. Se habla de cantidades estratosféricas, de algo así como 60 mil dólares al mes. Es algo descomunal y, por lo tanto, significa una bomba de tiempo. Esta información, con los números precisos, deben darla a conocer los funcionarios más indicados de la Suprema Corte. Y si lamentablemente es verdad, entonces, de acuerdo con las circunstancias, tienen la obligación -para hoy mismo- de bajarse los sueldos ante la opinión pública.
 
En la escala axiológica, la moral es un valor supremo. Y si se trata ni más ni menos que de la Suprema Corte, por ningún motivo se puede perder la autoridad moral; sin ella no pueden existir jueces ni magistrados ni ministros. Bien sabemos que la calumnia, hoy más que nunca, es una especie corriente, y por eso mismo las actividades de un funcionario público deben ser transparentes. Si la vileza, la mala fe, las canalladas persiguen a nuestros más altos representantes de la ley, precisamente con la ""majestad"" de la misma ley tienen el deber de ofrecernos su confianza, de darnos la oportunidad de decirles que efectivamente son honorabilísimos ministros, además de eminencias en el conocimiento del derecho humano.
 
Se ha dicho que la jurisprudencia es la primera ciencia social, que está en un nivel superior al de las ciencias políticas y económicas. Tiranos han sido muchos legisladores; sin embargo, por la sabiduría de los jurisconsultos, se habla de los principios del derecho y de las reglas esenciales para impartir justicia. (Jornada, 28 julio 2005. https://www.jornada.com.mx/2005/07/28/index.php?section=cultura&article=a04n2cul )
 
Nota: El ministro presidente de la SCJN percibe actualmente 283 mil 028.41 pesos mensuales, de acuerdo con el presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021. Comparado con 2019, percibía un salario de 254 mil 467.33 pesos mensuales, un aumento de 28 mil 561.08, según el presupuesto publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Además cuenta con prestaciones adicionales como prima vacacional, aguinaldo, seguro de vida institucional, seguro de gastos médicos mayores, estímulo por antigüedad y pago por riesgo laboral.
 
https://www.milenio.com/politica/arturo-zaldivar-gana-ministro-presidente-scjn
 
V.- ¿Y qué decir de la cuestionada propuesta y designación de la ex ministra Margarita Luna Ramos? En el libro "Derecho de Réplica. Revelaciones de la más grande pantalla política de México", uno de los más graves de la vida pública mexicana.
 
Carlos Ahumada -empresario mexicano de origen argentino- y editorial Grijalbo cortaron la dominancia informativa de la irrupción del nuevo virus de la influenza, en abril del 2009, con un libro sobre las entrañas de uno de los más graves escándalos de la vida pública mexicana de aquellos últimos años.
 
Una ministra en la Suprema Corte. En el apartado "La ministra y el jefe", Carlos Ahumada afirma que negoció con el entonces senador Diego Fernández el apoyo de la bancada panista para que Margarita Luna Ramos llegara a la SCJN. Ahumada reclama a su amigo, Alejandro Luna Ramos, dejarlo solo cuando más lo necesitaba. Le dedica varios párrafos del capítulo "Cárcel". Recuerda una relación consolidada en el tiempo:
 
Con Alejandro Luna Ramos, hoy magistrado del Trife, con quien compartí por más de 10 años un sinfín de reuniones y fiestas en su casa y en la mía.
 
Margarita Luna Ramos, por cuestiones de esas inexplicables que tiene la vida, gracias en gran parte a mi intervención y a la negociación de los famosos video escándalos, logró llegar a ser ministra de la Suprema Corte…. En enero de 2004, un sábado, llegó Alejandro a mi casa y me preguntó cómo era mi relación con Diego Fernández de Cevallos. … Le dije que en esos momentos creía que era buena y me comentó que su hermana Margarita había sido propuesta para ocupar el lugar de ministra de la Suprema Corte, como relevo de Juventino Castro.
 
El 2 de diciembre, la fracción del PAN en el Senado, encabezada por Diego, no había aprobado su nombramiento, a pesar de contar con el apoyo del PRI y del PRD. La terna había sido devuelta al presidente Fox, obligado a presentar una nueva.
 
Alejandro consideraba que en la nueva propuesta seguramente iría su hermana y quería contar con el apoyo de Diego y su grupo del Senado.
 
Le dije que me dejara ver qué podía hacer, que si veía a Diego -yo sabía que lo iba a ver por el asunto de los videos- se lo plantearía. Sin embargo, era tanto su deseo de conseguir su apoyo a través mío, que con el pretexto de que ver la remodelación de su casa, que me había pedido que realizara y para la que ya se tenían el proyecto y los planos, me pidió que ese sábado fuera a su casa…colonia El Rosario, en Coyoacán.
 
Fui aproximadamente a las 3 de la tarde, vimos los detalles y confirmé que se trataba de un mero pretexto. Alejandro subió a la planta alta y me mandó a decir con su esposa, doña Gloria, que si podía subir porque justo había hablado su hermana Margarita al celular de Alejandro y que no se escuchaba bien en la planta baja.
 
Subí y Alejandro me dijo que Margarita me quería saludar; hablamos dos o tres minutos, me agradeció de antemano cualquier gestión que pudiera realizar con el "jefe" Diego para su ratificación…. Le dije que no tenía nada que agradecer, porque yo no sabía si podría lograr algo, pero que haría mi mejor esfuerzo.
 
Salí de la casa e inmediatamente le hablé a Diego y le pregunté si lo podía ver; me dijo que fuera en ese mismo instante a su casa. Eran los días en que nuestra relación estaba en su mejor nivel, al grado de que sentía que en esos momentos podía pedirle un rib eye fresco de Sonora y él lo mandaría traer de inmediato en avión para la cena, con el fin de que yo estuviera contento con él. Por supuesto que nunca se me ocurrió y nunca lo hice.
 
Lo que sí hice fue plantearle la situación y pedirle el favor de que apoyara a Margarita para ser ministra. De entrada, me dijo que era una señora muy conflictiva y pagada de sí misma, pero añadió: "Bueno, dentro de la relación que estoy teniendo contigo y como una muestra más de mi apoyo hacia tu persona, está bien, la voy a apoyar".
 
Le pregunté si me podía comunicar con Alejandro para comentarle su respuesta, y aceptó. Llamé a Alejandro, le dio mucha alegría, me dijo que jamás en la vida me lo podría pagar y me dio el número de celular de Margarita para comunicar a Diego con ella.
 
Los comuniqué, quedaron en desayunar el lunes siguiente y … por los medios de comunicación, fue que el 19 de febrero de 2004, Margarita Beatriz Luna Ramos fue nombrada ministra…, con el apoyo del "jefe" Diego y la mayoría de los senadores del PAN, a pesar de que al interior de la bancada se le cuestionó a Fernández de Cevallos por qué el PAN tenía que apoyarla, cuando en diciembre no lo habían hecho.
 
Cuando yo estaba preso y las autoridades del GDF abusaban de su poder para pervertir el curso de la justicia en todos mis procesos, Alejandro Luna Ramos se desentendió de mí, de nuestra amistad, cuando lo único que pedía era su apoyo para que mi caso fuera tratado en los tribunales con el más elemental apego a derecho. …"
 
VI.- Pasando a la reciente reforma al poder judicial federal aprobada por el Congreso General de la Unión, pendiente sólo de su publicación en el DOF y su anunciada Acción de Inconstitucionalidad por la minoría legal autorizada de congresistas, ofrezco un par de reveladoras entrevista en Televisión.
 
¿Reforma de sólo un hombre en la consejería de la presidencia de la república y de y para sólo un hombre en la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación?
 
VII.- ENTREVISTA DEL MINISTRO ARTURO ZALDIVAR CON CIRO GÓMEZ LEYVA. Hablándole de "usted", en síntesis afirmó que, en principio, permanecerá como presidente de la corte "por el plazo para el cual fui electo"; que seguirá actuando con seriedad y responsabilidad. Que hay separación de poderes, el judicial es un poder "independiente, vigoroso y autónomo" y la reforma busca que sea "más moderno, cercano y comprometido". Respecto a la resolución que la corte tome sobre el artículo transitorio, "se trata de un tema técnico, de método interpretativo", tengamos confianza en la corte y que estará "esperando y será hasta ese momento cuando volvamos a platicar". Finalmente, que dicho artículo transitorio no debe llevar a un paralelismo con la posibilidad de usar ese método para extender el mandato del presidente de la república, porque aquí se trata de un funcionario electo popularmente.
 
(https://www.youtube.com/watch?v=fPzBAog6vlU )
 
(Posdata del Prólogo del Libro EL COMBATE MUNDIAL CONTRA LA CORRUPCIÓN Y SU IMPUNIDAD, Ed. Porrúa, 2021. Coleccionable, continúa).

Ministra Margarita Luna Ramos y ministro presidente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.  

Arturo Azuela Arriaga (30 junio 1938 -7 junio 2012)..