Morena Sonora: chilla la ardilla

Morena Sonora: chilla la ardilla. 

YA HE MANEJADO QUE al menos un tercio de la lista del padrón registrado ante el INE –que son seis mil--, de integrantes de Morena en Sonora, se iban a abrir con respecto a su candidato por la gubernatura. Tal vez me quedé un tanto corto. 

Si tomamos en cuenta que fueron casi dos mil 700 el total de aspirantes para ocupar las poco más de 600 posiciones a puestos de elección popular –incluyendo regidurías, sindicaturas, suplencias, pluris, etcétera--, estamos hablando de que, de ese tamaño debió ser la operación cicatriz. Pero no. Los dirigentes de Morena, nacionales, estatales, así como el dedo mayor en Sonora: Alfonso Durazo, decidieron imponer a sus candidatos. 

Y posiblemente tuvieron razón al actuar así pues este problema se les vino encima como bola de nieve que fue creciendo desde hace año y medio cuando no pudieron cambiar las jefaturas estatales y se les apelmazó la masa con el cambio de dirigente nacional que les quitó algunos valiosos meses. 

Se inventó cada cosa. Pura faramalla, pues. 

Saben muy bien los directivos que los procesos autorizados para elección de candidatos eran una farsa como lo dejó en claro el "delegado" de Morena en Sonora, Jesús Valencia al señalarle al profesor Leonel Acedo Félix (suspirante a diputación local), que nunca se aplicaron las mencionadas encuestas y siendo testigo de esta afirmación, Francisco Vega López. https://bit.ly/3dEbEMU  


De hecho, en una ocasión, a lo mejor lo recuerde lector, en Sonora desarrollaron asambleas democráticas morenistas para elegir consejeros con miras a designar al nuevo dirigente estatal. Se les hizo tal desmadre que Jacobo Mendoza tuvo que seguir al frente de la organización política pero la primer cuartedura grave empezó a notarse. 

Ya con anterioridad se había dado esa división entre los fundadores o bien, los originales, y lo arribistas que orilló a la conformación de dos frentes visibles, pero que aún eran manejables mediante una buena negociación. 

El detalle es que se radicalizaron las expectativas una vez que se puso el pastel sobre la mesa y empezando por Alfonso Durazo se inició la repartición de las tajadas entre las cuales sobre sale la candidatura de la hermana de Alfonso por la alcaldía de Bavispe y por supuesto, la hija de Jorge Taddei quien será candidata por una diputación.  

Uno de los errores graves de Morena –que a toro pasado a lo mejor no les sirve de nada ya--, es que debió interponer más candados en los registros, (en el PRI en una ocasión instalaron una escuelita de aprendizaje de donde salían los ungidos), de tal forma que debió ser prioridad detener la avalancha de aspirantes pues conocido es que todo aquel que no fuera seleccionado representaría en automático y de manera natural un enemigo del mismo partido o de un Alfonso Durazo que le tocó bailar con la más fea. 

Eso sí, todos los quejosos alegan estar con Amlo y ser impulsores de la 4T. De hecho, el dolido doctor de Álamos, Sergio Pacheco Valencia, aseguró que buscaría apoyar al candidato morenista para ganar ese municipio, Rosario Enríquez, pero no a Alfonso Durazo a quien tachó de vende patrias o lo que es lo mismo, traidor, como en su momento le espetó Vicente Fox. https://bit.ly/2RgmlxI   


Todo indica que la tónica marcada por el médico Pacheco es la tendencia general: que se ganen los municipios, pero no la gubernatura. Y en este mismo esquema se mueven intereses particulares de los cuatro alcaldes morenistas que fueron rechazados en sus aspiraciones reeleccionistas: Nogales, Guaymas, Cajeme y Navojoa. 

Si somos fríos, Jesús Pujol, Sara Valle, Sergio Pablo Mariscal y Rosario Quintero (sus municipios representan 775 mil votos de los 2 millones 200 mil totales), ¿por qué deberán indicar a sus equipos de trabajo que apoyen a Alfonso Durazo si nada le deben?... en contraposición, se les facilita contactar al candidato morenista a la alcaldía en lo corto para cerrar negociaciones que les permitan elaborar las coartadas suficientes que les libre de la cárcel cuando terminen su período. 

Como uno es mal pensado, en su momento me asaltó la duda de si los contingentes de morenistas que se han unido al proyecto Borrego no tendrían una negociación interna por parte de estos alcaldes –300 de Nogales, 400 de Obregón, otros tantos de Guaymas, Navojoa, Hermosillo, más los que se sumen esta semana, por cierto, van de momento más de un millar de agregados guindas--, pero luego deseché la idea pues del PVEM, tanto militantes de Etchojoa y Sonoyta se unieron al Borrego. Pero el análisis que hice no tuvo sustento. 

Mire usted, la mayoría de quienes pertenecían a Morena y se unieron al Borrego, lo hicieron antes de que esté tan siquiera renunciara al PRI. Entonces no va por ahí. Los más recientes, los de Nogales y Sonoyta justificaron sus posiciones ya conocidas. 

El hecho es que mientras en la alianza Va por Sonora no se han visto movimientos que lleven a la desunión, pues hasta en el caso de Hermosillo negociaron –Al Pato con una diputación pluri y a Norberto Barraza con un alto cargo en el gabinete borreguista cuando ganen--, en el caso de Morena esta que chilla la ardilla.  

En fin, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.   

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones…                                                          

Correo electrónico: [email protected]                                                              

Twitter: @Archivoconfiden                                                             

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304      

 

Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota