Poema de domingo

Vertiente octubre 18 2020.


Poema de domingo.- Le entrego un soneto alejandrino, es decir, de 14 sílabas cada uno de sus 14 versos, en cuyo fondo dejo correr la voz profunda de quien ha buscado siempre en los ríos de la vida, respuestas a los eternos cuestionamientos de la existencia. Lo escribí hace 10 años.

En el Taller de Literatura que coordiné durante una década en Diario del Yaqui, cuando existía la sección cultural, se publicaban sonetos de magnífica factura de la autoría de Juan Eulogio Guerra, Ana Mabel Meraz, Rafael Ángel Rentería, Rigoberto Badilla, Carlos Verduzco Meza.

Hoy, es muy raro encontrar entre las actuales generaciones, poetas que utilicen o sepan manejar la preceptiva –aunque los hay-, ya que se opta por el verso libre para no enjaular la idea. Son nuevas épocas, pues. (Un ejemplo de soneto endecasílabo, sujeto a 11 sílabas, es El Tiempo, de Renato Leduc, convertido en maravillosa canción por Rubén Fuentes). 



Bernardo Elenes Habas



TRAIGO SOL EN LAS MANOS


Traigo sol en las manos, lluvia en mis ojos tristes;

ríos que se desbordan en la selva de asfalto;

y silencio, silencio de crepúsculos grises,

de tardes fracturadas, de lastimados cantos.




Así me trajo el viento desde valles lejanos,

tatuó en mi voz de humo una oración eterna,

desgranó sus espigas con la emoción de un salmo,

y hubo paz en mi sangre… se volvió mi alma buena.




Así me trajo el viento con aullidos insomnes,

lavó  mi piel oscura con el agua del tiempo,

me bautizó poeta, sencillamente hombre…



Hoy comienzo de nuevo, reconstruyo el sendero,

una fogata cierta ilumina mi vida,

traigo sol en las manos, en el pecho… luceros…


-----o0o-----