"El Marro", el rescate y el periodista 

"El Marro", el rescate y el periodista 

 

La noticia de la detención de "El Marro", presunto líder del cártel de Santa Rosa de Lima, provoca de inmediato una aprobación popular hacia la acción del gobierno en el tema del combate a la inseguridad. 

 

En días pasados el secretario de seguridad, Alfonso Durazo, había referido que la estructura criminal comandada por "El Marro" se encontraba económicamente debilitada. Poco antes recordaremos el video del personaje en cuestión, llorando por la detención de su familia y amenazando por tales acciones. Temprano, minutos antes de que lo hiciera el secretario de seguridad, ayer  el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez, adelantaba la noticia. Los hechos se dan días después de la gira que realizara por ese estado el presidente López Obrador. 

 

Ambos funcionarios reconocen el trabajo coordinado entre las instancias estatales y federales para alcanzar el objetivo de esta detención. Algunas versiones trascendidas hasta la tarde de ayer, destacaban cómo la búsqueda de una empresaria guanajuatense secuestrada, la ubicación de uno de los autos involucrados en el secuestro y su coincidencia de éste con movimientos del cártel, posibilitaron la delicada operación en la que se consiguió el arresto del delincuente, el rescate de una persona secuestrada y se evita la exposición de civiles. Es decir, salieron las cosas muy bien. 

 

Ahora viene la siguiente etapa  que deberá cuidarse para que los abogados no vayan a encontrar el recoveco y argumenten que por falta de pruebas o porque se violentó el debido proceso, el hombre merece la libertad. No dude usted si en las filas del CJNG hubo brindis ayer. Con "El Marro" y su organización habrían tenido varios encontronazos por el control del territorio y las ganancias del huachicol. Pero además habrá que ver si esto también facilita la ya de por sí importante penetración del CJNG cuya presencia pasó de 4 a 28 estados de la República. Y para efectos de la interpretación política, éste, sin duda, éxito de la secretaría de seguridad pública ¿Fortalece la presencia de Alfonso Durazo al interior del gabinete o le da un plus para sus aspiraciones al gobierno de Sonora? Pueden ser ambas cosas y las dos le favorecen al sonorense. 

 

Y mientras todo esto ocurre, no nos pase desapercibido el asesinato de un periodista más. Se trata de Pablo Morrugares Parraguirre. Ocurrió en Guerrero. Fue asesinado junto con su escolta, dadas las amenazas recibidas a causa de su actividad profesional, contaba con medidas cautelares del Mecanismo de protección a periodistas y defensores de derechos humanos de la secretaría de gobernación. Ya van 9 periodistas asesinados en México en lo que va del año.  

 

--
www.soledaddurazo.com
@SoledadDurazo

Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota