Sistema de Pensiones en México

Diálogo

David Figueroa O.

 

Miércoles 29 de julio de 2020

 

 

Sistema de Pensiones en México

 

 

La iniciativa de reforma al sistema de pensiones dada a conocer hay que celebrarla en espera que llegue a concretarse sabiendo que es un enorme paso de muchos que falta por dar en el tema de justicia laboral, pues de entrada contempla a trabajadores del IMSS e Issste con patrón, pero no a trabajadores independientes, ni afiliados a otros sistemas de pensiones.

 

Es alentador también el acuerdo alcanzado entre sector empresarial y gobierno pese a diferencias en otros ámbitos; y de reconocerse la responsabilidad que asume el Consejo Coordinador Empresarial al aceptar esta necesidad de los trabajadores de México, pues será la parte patronal quien lleve la carga del incremento en las aportaciones de manera gradual.

 

Según estimaciones basadas en los registros del Imss e Issste, de aprobarse esta reforma a finales del presente año una vez que en septiembre se reanuden las sesiones en las cámaras, el número de beneficiados que alcanzarían una pensión aumentaría de 10 mil con el régimen actual, hasta entre 60 y 80 mil con el nuevo.

 

Lo anterior sólo por la disminución de semanas cotizadas que en un inicio pasarían de 1,250 a 750 de forma inmediata, pero en diez años volverían a incrementarse a 1,000 semanas según la estrategia planteada

 

La reforma propuesta por el gobierno federal tiene la finalidad de incrementar el monto de ahorro que ingresa a la cuenta de afores de los trabajadores para contar con mejores pensiones, pues actualmente el bajo nivel de aportaciones ocasiona que al llegar a la edad requerida de 60 años los fondos insuficientes sólo alcancen a cubrir un porcentaje del salario percibido en activo.

 

Es lo que se conoce como "tasas de reemplazo" insuficientes que no permiten que el trabajador cuente con pensiones dignas. Por ejemplo, para alguien que gana un salario mínimo la tasa de reemplazo (que es la más alta) es del 68%, lo que significa que esa persona percibirá 2/3 de ese salario durante su pensión.

 

La primera alternativa y la más usual incluso en muchos países de américa latina es incrementar la edad de retiro con el fin de tener más tiempo para ahorrar e incrementar ese fondo, recordemos que fue parte de la reforma de pensiones de 1997 en nuestro país.

 

En concreto pues los puntos clave que contiene esta propuesta son:

 

•Incrementará el ahorro en la cuenta del trabajador 40%

 

•Incrementará la aportación de 6.5% a 15% de manera gradual (Totalmente a cargo del patrón, mientras el gobierno hará una aportación destinada a los trabajadores de más bajo salario para una pensión mínima garantizada).

 

•Disminuirá el requisito de semanas cotizadas de 1750 a 750 y en diez años aumentarán de nuevo a 1000 semanas para lograr un equilibrio.

 

No debemos dejar de observarse la advertencia que hacen especialistas sobre el posible efecto en las pequeñas y medianas empresas por esta responsabilidad del incremento en las cuotas, pues, aunque será gradual e iniciará hasta dentro de dos años a partir de la aprobación para dar tiempo a la recuperación por la pandemia, sigue quedando toda la carga en este mismo sector.

 

Otros efectos en el mediano y largo plazo según analistas es que podría reducirse la generación de nuevos empleos, así como los incrementos salariales debido a la carga fiscal de las empresas.

 

El otro lado de la moneda es que los trabajadores independientes y el sector informal siguen desprotegidos, que son la gran mayoría de los mexicanos. Hasta 2019 el sector informal representaba más del 57% de la población ocupada que representaba el 22.5% del PIB. Y ante los efectos de la pandemia se prevé que para 2021la informalidad alcanzará el 61% de la población ocupada e incrementará su porcentaje en el PIB a 24.5%.

 

Es decir, más de la mitad de los trabajadores en México seguirá quedando fuera de un sistema de pensiones más allá de su capacidad para ahorrar y en este grupo se encuentran diversos sectores y niveles desde médicos, enfermeras, comerciantes, artesanos, productores, periodistas, etcétera que trabajan para México, construyen su economía y generan impuestos, pero no están protegidos para su vejez.

 

La propuesta incuestionablemente es positiva y de gran beneficio para quienes tienen un patrón y será motivo de celebración si se aprueba en estos términos, es un enorme paso de muchos que faltan en el sistema de pensiones en México.

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico [email protected]; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.