Pensiones: solución a medias, "Laboratorio de Ideas", por Rafael Ramírez Villaescusa

Laboratorio de Ideas

Rafael Ramírez Villaescusa

 

Pensiones: solución a medias

 

Sábado 25 de julio de 2020

 

 

La reforma al sistema de pensiones propuesta por el Ejecutivo Federal es un paso positivo que debemos reconocer. Sin embargo, hay que ser cautelosos respecto sus efectos de mediano y largo plazo en el mercado de trabajo formal.

 

Al ser  los patrones demandantes de fuerza de trabajo y al formar las aportaciones patronales, parte del precio que se paga en orden de adquirir tal fuerza, un aumento en dicho precio traería como consecuencia una disminución en la cantidad de fuerza de trabajo demandada.

 

Al ser el trabajo informal un sustituto del trabajo formal, esto podría favorecer el incremento de la informalidad, lo cual paradójicamente terminaría perjudicando a un gran número de trabajadores, que se verían sin acceso a la seguridad social.

 

El único medio que advierto para evitar dichas distorsiones en el mercado laboral, sería que este incremento se repercutiera en mayor medida por el lado del trabajador. Al final, es el trabajador el mayor interesado en proveer para su futuro.

 

Sin embargo, en un país con tan bajos salarios como México, en el que buena parte de los trabajadores vive al día, esto no es posible y no lo será hasta que  los salarios mejoren. Esto nos lleva al verdadero problema de fondo: la baja  productividad.

 

Desde el segundo trimestre de 2018 en el que se experimentó un incremento del 0.3% de la productividad laboral, no hemos vuelto a tener un solo trimestre de crecimiento en la materia. De hecho, la tasa anualizada de crecimiento de la productividad laboral con datos del primer trimestre de 2020 se ubicó en -1.5% y todo apunta que con el efecto adicional de la pandemia y de las malas decisiones gubernamentales, esta se hunda aún más.

 

Lo anterior es terrible, ya que en cualquier economía funcional, los salarios no se pueden incrementar caprichosamente, por lo menos no más allá de un nivel tal (correspondiente con el  que sería el salario de equilibrio en un mercado en competencia), que implicaría como resultado final un aumento en la tasa de desempleo o en la inflación.

 

La única forma de elevar sosteniblemente los salarios, es incrementando la productividad. Sin embargo, incrementar la productividad conlleva mejorar la tecnología de  producción y  la cualificación de los trabajadores y es precisamente ahí, donde no estamos haciendo esfuerzos de fondo.

 

A todos los lectores les recuerdo que me pueden seguir a través de redes sociales. Twitter: @elrafaramirez Facebook: @rafaelramirezunison Rafael Ramírez Villaescusa Página web: www.rafaelramirezvillaescusa.com También puedes acceder a esta columna en formato video: https://youtu.be/I-q8qM3Ox3M

 

Dudas, sugerencias y comentarios son bienvenidos: [email protected]

 

Rafael Ramírez Villaescusa es Doctor en Gobierno y Administración Pública por la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de Tiempo Completo del Departamento de Derecho de la Universidad de Sonora.


Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota