Profesora Esperanza Tiznado Meza

Vertiente mayo 25 2020.

Profesora Esperanza Tiznado Meza.- Crónicas para la historia (No. 140).- Murió a los 90 años de edad.- El Municipio de Cajeme le entregó por sus méritos y su legado en las aulas y en la vida a las nuevas generaciones, la presea de Ciudadana Distinguida 2019.- Una colonia de Cd. Obregón lleva su nombre.

Bernardo Elenes Habas

Desde niña descubrió su vocación de Maestra.
A los 16 años de edad se plantó formalmente ante su primer grupo de alumnos en la escuela primaria Lázaro Cárdenas, de Pueblo Yaqui, el 1 de septiembre de 1946, construyendo un largo y fructífero camino en las aulas, el que concluyó con su jubilación el 30 de noviembre de 1999: Profesora Esperanza Tiznado Meza.
Supo, con sensibilidad social y humana, moldear el barro tierno de muchas generaciones de cajemenses, sembrando una semilla de luz que les alumbrara el futuro.
Pasar por las aulas teniendo a maestras y maestros que supieron guiar sus manos para que forjaran, poco a poco, el universo del idioma, de las ciencias naturales, geografía, historia, aritmética, es algo que nadie olvida.
Por eso dolió hondo entre hombres y mujeres, muchos de ellos ahora abuelos, que recibieron de la Maestra Tiznado la oportunidad de presagiar nuevos horizontes desde el espacio reducido de una aula, de un pizarrón, convertida en nave maravillosa para avizorar primero y luego conquistar, el futuro.
Pero su labor docente se extendía más allá de las escuelas donde laboró, llegando a los hogares de los alumnos. Abriendo espacios de comunicación con los padres, aportando su esfuerzo para la estabilidad familiar donde era necesario, porque siempre tuvo claro que cuando prevalecen esos valores en el seno de los hogares que es la base de la sociedad, la educación crece porque encuentra tierra fértil.
Por esos méritos y muchos más, el 29 de noviembre de 2019, cuando Cajeme cumplía 92 años de haber sido erigido Municipio, fue nominada por un jurado calificador, Ciudadana Distinguida. Al igual que el ingeniero José Antonio Iturribarría Félix.
Fue un mes de lluvias, de fríos intensos. Lo que obligó a celebrar la ceremonia de entrega de reconocimientos en la Sala de Cabildos, en un ambiente lleno de calor humano, presidido por el alcalde Sergio Pablo Mariscal Alvarado, pero debido a problemas en su salud, la profesora Tiznado Meza no estuvo presente.
Recibieron la medalla y el diploma, su hija María Soledad Gándara Tiznado y Honora Rivera de Gándara.
Estuve presente en acto tan especial que se constituye en el alma del jubileo del Municipio, porque concentra el reconocimiento a quienes construyeron este pueblo. A quienes lo mismo desbrozaron caminos, abrieron tierras al cultivo que trazaron calles, construyeron escuelas, iglesias, casas y depositaron una gota de fe en una comunidad que se abría a la vida.
El Alcalde Mariscal Alvarado -lo recuerdo bien-, formuló un reconocimiento a quienes desde diferentes sectores y actividades han contribuido a forjar la grandeza de Cajeme, de sus comunidades, de su gente.
"Este reconocimiento y homenaje –dijo-, permite a cada uno poner en relieve sus aportaciones sociales y dar fe de nuestro reconocimiento a su labor fecunda y desinteresada, en ese tenor y por decisión del Cabildo, el Ayuntamiento que tengo el honor de presidir, hace entrega de sendos títulos de cajemenses distinguidos 2019 a la Profesora Esperanza Tiznado Meza y al Ingeniero José Antonio Iturribarría Félix".
Luego dio lectura a semblanzas de la trayectoria de los homenajeados, resaltando pasajes de sus vidas profesionales y rasgos familiares que los ubican en el tejido cotidiano y sensible de la comunidad.
Y en ese mismo ceremonial, dejó por asentado el alcalde Mariscal, que el reconocimiento de Ciudadano Distinguido, en lo sucesivo, se entregará a una mujer y a un hombre, como una forma legítima de honrar la equidad de género.
La Maestra Tiznado realizó gran parte de su labor magisterial en la escuela primaria Recursos Hidráulicos de la colonia Cumuripa. Posteriormente en la escuela Club 20-30 de la colonia Cortinas. Luego, en el plantel Artículo Tercero del Fovissste Uno, donde se jubiló.
A la profesora Esperanza, ya se le había hecho un reconocimiento en vida por el Ayuntamiento, cuando la administración de Ricardo Bours Castelo (2000-2003), analizó la propuesta de imponer su nombre a una colonia del sur de la ciudad, aprobada en sesión de cabildo el 26 de julio de 2001.
A la edad de 90 años murió el jueves 21 de mayo la ameritada Maestra, quien descubrió su vocación de educadora a los 16 años de edad en una escuela rural de Pueblo Yaqui, y quien siempre sostuvo que educar es un ministerio, más que una profesión.
Ella, fue, es y será parte esencial y sensible, de la historia de Cajeme.
----o0o-----