Descalificar la elección, un plan casi perfecto