La promesa presidencial incumplida

Diálogo

Por David Figueroa O.

 

Martes 7 de agosto de 2018

 

 

La promesa presidencial incumplida

 

No hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla… Y tristemente esta vez es en descrédito del presidente Enrique Peña Nieto y desfavorable para los sonorenses.

 

Porque de la promesa del presidente de la República de modernizar la Carretera de Cuatro Carriles y entregarla en agosto convertida en autopista con concreto hidráulico, finalmente no se dio.

 

Ya llegó este mes propuesto inicialmente para entregar la obra, pero vemos que simplemente no pudieron hacerlo.

 

Aunque ahora nos han cambiado la fecha para finales de año y los funcionarios del Gobierno Federal, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, concretamente, juran y perjuran que entregarán la obra terminada antes de que termine esta administración, en diciembre, difícilmente vemos que lo logren.

 

Mientras, la carretera federal 15 –de Cuatro Carriles- sigue allí para los miles de automovilistas y choferes de unidades pesadas, desafiante a la muerte, al utilizar esta rúa considerada entre las más peligrosas del país –entre las cinco peores-, amén de ser de las más caras en  pago de cuotas y de las más malas, es ineficiente para el traslado de mercancías.

 

Pero ahora es peor, resulta más peligrosa por tantas desviaciones, en julio pasado había 45, lo que incrementa la amenaza para quienes no tenemos otra opción que transitar por esos carriles sin líneas divisorias y en donde no ve uno donde termina la cinta asfáltica con el  consecuente riesgo de salirse del camino.

 

Manejar por esta carretera es ponerse uno en riesgo y a la familia por falta de señalizaciones adecuadas que provoca que conductores sigan de frente lo que ha provocado aparatosos accidentes y muertes.

 

El 22 de abril de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto, en gira por Sonora, anunció "con bombo y platillo" la magna obra de ampliación a cuatro carriles, con altas especificaciones y concreto hidráulico del total de la carretera Estación Don-Nogales, que cruza por Sonora.

 

Ahí, en un acto del que fuimos testigos los sonorenses, el presidente de México instruyó a los titulares de las secretarías de Hacienda y Crédito Público,  y de Comunicaciones y Transporte (SCT) a buscar los mecanismos financieros para la ansiada obra que tendría originalmente un costo de 13 mil millones de pesos.

 

Todavía el 11 de mayo pasado, en una visita a Hermosillo, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en México, Gerardo Ruiz Esparza, reafirmó que en agosto debía quedar concluida la modernización de la carretera federal número 15 de cuatro carriles en Sonora.

 

"Me permito anunciar que esta obra quedará terminada sin duda alguna en el próximo mes de agosto, una obra amigas y amigos, querida gobernadora, sumamente compleja, 652 kilómetros la inversión más grande que tiene el Gobierno de la República, con dinero del Gobierno de la República", declaró el titular de la SCT en lo que ahora es una promesa presidencial incumplida.

 

Pero aún más, nos enteramos con sorpresa –pero más con escepticismo- aunque ya nada nos sorprende, que la cotización inicial se rebasó y que ya era de más de 20 mil millones de pesos la inversión –no los 13 mil millones iniciales-.

 

Aún más, de la instalación de concreto hidráulico prometido por el Presidente para la totalidad de la carretera, constatamos que no se cumple porque al ir de Hermosillo a Santa Ana la mayor parte de la rúa es de asfalto; más allá de esa ciudad el concreto hidráulico está convertido en un peligro mayor con tramos mal hechos, que se cortan de repente, con demasiadas ondulaciones que provocan "el brincoteo" de los automóviles.

 

Todavía Ruiz Esparza aseguró que la inversión es "para transformar esta rúa en una carretera de altas especificaciones cuya superficie de rodamiento será totalmente de concreto", lo cual está fuera de la realidad.

 

Aunque pretenden hacernos creer que hay un avance del 89 por ciento y que han modernizado mil 121 kilómetros de un total de mil 304 en ambos cuerpos de la carretera de Cuatro Carriles, basta con salir hacia el lado de Guaymas para observar grandes tramos no empezados. Se ven puentes en construcción, algunos lejos de estar conectados al camino.

 

El plazo prometido ahora por los funcionarios de la SCT es terminar la obra y entregarla antes del 1 de diciembre que será el relevo de Presidente de la República.

 

Está para dudarse y uno "Como Santo Tomás, hasta no ver no creer". Los directivos de la SCT deben apresurar a las empresas constructoras para que aceleren los trabajos.

Mientras tanto los sonorenses seguiremos pagando las consecuencias de un ineficiente ejercicio de gobierno que sigue cobrando vidas en esta carretera federal.

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.