Meade y AMLO incapaces de hacer vales sus promesas

La Jabalinada

Bruno Cortés

 

Meade y AMLO incapaces de hacer vales sus promesas

 

La falta de propuestas y la idealización de un proyecto que saben que no pueden cumplir son las banderas de los spots y mensajes de #Meade18 y  #Morena, planteamientos absurdos de los publicistas que venden un producto dañado, un sistema de gobierno que debe cambiar, pero del que los actores políticos se ven impedidos a hacer cambios.

 

En términos pragmáticos el presupuesto solo puede moverse en un 3%, ese es el margen de maniobra que tiene cualquier tipo de gobernante que llegue a la Presidencia de la República, gran parte de ese presupuesto ya está designado para pago de nómina, pensiones, renta, operación de secretaría, SCJN, Cámara de Diputados, en sí mismo en todo el aparato de gobierno que maneja este país.

 

Por lo tanto lo que plantean tanto José Antonio Meade como Andrés Manuel López Obrador es inviable, y eso solo es por una mera razón presupuestal, pero las obras dicen más que mil palabras, en dos sexenios Meade no ha podido hacer un cambio sustancial en el sistema político, ni económico, y en su caso Andrés Manuel López Obrador lleva 12 años en campaña, 6 años de presidente legítimo donde yo no podría recordad una sola obra en favor de México.

 

Si fueran honestos trabajarían en otro proyecto de nación que empezara por llevar beneficios a la clase más vulnerables ¿alguien recuerda a Meade o AMLO llevando este tipo de beneficios? O los recuerdan en sus puestos dando los mismos mensajes que el auditorio quiere escuchar.

 

En los dos casos tanto el priista más azul y el mesías de Macuspana han sido incapaces de hacer algo que medianamente valiera la pena en favor de México, son parte de un mismo sistema, un par de políticos que no producen nada y que viven del presupuesto cobrando uno en la cartera federal y el otro de las partidas presupuestales primero del PRD y ahora de Morena.

 

Lo que me queda claro es ningún partido debe tener la mayoría en el Congreso de la Unión, que es el contrapeso del poder ejecutivo, más aún que sería sano que el Congreso fuera de oposición, que sería importante que el próximo presidente tuviera compromiso político para escuchar y hablar con los otros poderes de la Unión.

 

En este sexenio Enrique Peña Nieto se cansó de decepcionarnos, tuvo un arranque impactante al entrar a la Cámara de Diputados en una forma limpia y pulcra al contrario de su antecesor Felipe Calderón, sin embargo y a pesar de la excelente conducción de Manlio Fabio Beltrones nunca volvió a pisar San Lázaro, como si fuera un enemigo de los diputados, como si no fueran sus contrapartes y no sus empleados, bueno visitaba más a sus empleados que a los Diputados.

 

Para elegir al próximo presidente habría que buscar a alguien más allá del promedio, Meade es un buen trabajador, pero no es quien pueda sacar al país adelante, ni el PRI es el mejor partido, en el caso de Morena creo que deberíamos replantear el papel de la oposición que ya es parte del gobierno, que ha dejado las calles para gobernar y deben ser responsables con su actuar, o ¿ustedes recuerdan algún gobierno de Morena que haya hecho una diferencia?

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota