En Cajeme, la lucha electoral podría dejar de ser PRI-PAN

Vertiente Noviembre 14 2017.

En Cajeme, la lucha electoral podría dejar de ser PRI-PAN.- El partido azul está siendo rebasado por el MC, independientes y Morena.- Los ejemplos de Adalberto Rosas, Chuy Félix y Manolo Barro, al parecer no motivan al panismo

Bernardo Elenes Habas

Un tramo importante en el devenir electoral de Cajeme, lo han protagonizado durante décadas, PRI y PAN.

Incluso, el partido azul ha logrado derrumbar al dinosaurio tricolor por tres ocasiones (en realidad han sido más, sólo que ha prevalecido la injusticia), con la ocupación de Palacio Municipal por Adalberto Rosas López en 1979-1982; Jesús Félix Holguín, 2003-2006; Manolo Barro Borgaro, 2009-2012.

En el transcurrir de estos días, cuando los partidos se preparan para la batalla del 2018, se vuelve evidente que la capacidad combativa y la fortaleza de oposición del panismo, disminuye, y no por causas externas al instituto azul, sino surgidas en sus mismas entrañas.

Los líderes morales y efectivos del blanquiazul, asimismo sus bases, saben dónde radican los problemas que los mantiene a ras de tierra, impidiéndoles alcanzar alturas dignas. Y con su evidente sumisión a los dirigentes nacionales y estatales, quienes conducen la barca sin carta de navegación cierta, más el deslumbramiento ambicioso de que podrán alcanzar algún puesto de elección popular, los impulsa a albergar un improvisado proyecto que se va diluyendo al paso de los días…
En contraparte, otros partidos como el PRI, MC, los aspirantes independientes y Morena, poseen bases más firmes, sustentando sus proyectos electorales; y algunos tienen ya cierto quiénes serán sus candidatos.

Ante esas premisas, bien se puede deducir que se disputarán los votos para relevar a Faustino Félix Chávez en Palacio Municipal, PRI, MC, independientes y Morena, ésta ante el beneficio de la posible derrama de votos que podría captar AMLO… 

Está en el aire, también, la posibilidad de que se concrete el frente PAN, PRD, MC, en el que el partido de Dolores del Río haría cabeza.

Por supuesto que el gran reto para los citados organismos políticos, lo representará definir a sus candidatos. Porque evidentemente, los perfiles de éstos, su sensibilidad social y humana para identificarse con los electores y sus problemas comunitarios, será fundamental.

La información, difusión de programas, ideas y perfiles de los aspirantes, serán elementos importantes que persistirán en la inteligencia de la ciudadanía, quien, a la hora de cruzar boletas no lo haría en forma improvisada, sino llevando consigo un proyecto personal, madurado en la observación y en la calidad de propuestas capaces de resolver sus demandas, expuestas por los candidatos en campaña.

Pero también, por supuesto, persistirá el peligro de la compra de conciencias aprovechándose de las grandes necesidades de la gente. Retorcimiento de leyes con métodos perfeccionados, porque la delincuencia agudiza su astucia y amplía su audacia. Por lo que, el árbitro electoral tendrá que responder a las demandas no de partidos, sino de la ciudadanía. Aplicando los castigos estipulados en el Código Electoral, sin miramientos, sin concesiones, para que alcance los principios de certeza, legalidad, trasparencia, independencia, autonomía, imparcialidad y objetividad, en los que teóricamente finca sus bases, y que, los sonorenses, esperan cobren vida y demuestren que en la Entidad, nadie está por encima de la ley.
Le saludo, lector.