Marcela Zazueta: exigimos reinstalación de maestros cesados

Marcela Zazueta: exigimos reinstalación de maestros cesados

 

«Es mejor morir de pie que vivir toda una vida arrodillado»

Emiliano Zapata

 

Por: Profa. Martha Elva González Pérez

 

El pasado 15 de abril (2017), se cumplió un año de la notificación de cese de funciones de 43 docentes en Sonora −27 mujeres y 16 hombres−, cuyo delito ha sido la defensa decidida de sus derechos humanos y laborales, acciones que han desencadenado  persecución, animadversión  y represión por parte de la gobernadora del Estado.

 

Marcela Guadalupe Zazueta Pillado, destaca, “la reforma administrativa que “desacertadamente” han nombrado educativa, no sólo trasgrede la esfera jurídica de los trabajadores de la educación al aplicar de manera retroactiva una ley que nos perjudica, sino que, también coloca en situación de riesgo presupuesto federal que procede del Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM / denominado Ramo 33), recurrente para todas las entidades federativas −cedieron el 25 % de los recursos que recibirían  durante el lapso 25 años− para impulsar el programa Certificados de Infraestructura Educativa Nacional (Escuelas al CIEN) −títulos de deuda que se pagarán con una tasa de interés fija anual a lo largo de la vida de los certificados bursátiles fiduciarios− el patrimonio escolar y la gratuidad de la educación pública.

 

En este contexto, el modelo de autogestión propulsado por Aurelio Nuño Mayer, denominado  “Escuelas al Centro, constituye el camino más eficaz para la privatización de la educación básica al “invertir” en la bolsa de valores, recursos −se obtienen con los impuestos de la ciudadanía− que se han entregado a fideicomisos privados como: la Corporación Mexicana de Inversiones de Capital, S.A. de C.V., encargada del “fideicomiso de emisión” y la Institución Financiera Mexicana Invex, encargada del “fideicomiso de distribución”.

 

Añade, de continuar la autoridad educativa  hipotecando los establecimientos educativos, dentro de poco tiempo esta política neoliberal, constituirá una gran barrera que dificultará que la mayor parte de la población no reciba instrucción educativa que le permita desarrollar sus competencias, aspire a alcanzar mejores condiciones de vida, pueda socializar sus necesidades, reciba retroalimentación que lo motive a ser mejor persona y capacitación para conseguir trabajo bien remunerado.

 

Sin duda,  aquí,  la importancia de que directores, presidentes de sociedades de padres y comités de participación social no firmen ningún compromiso con el Instituto Sonorense de Infraestructura Educativa que ponga en riesgo el futuro de la educación pública.

 

Por ello, es necesario que la población se informe sobre las consecuencias lesivas que traen consigo todas las reformas estructurales que ha impulsado Enrique Peña Nieto, con el aval del Congreso de la Unión y los congresos locales para que fueran declaradas constitucionales.

 

Respecto, de la “Reforma Educativa” y sus consecuencias en el magisterio, es necesario recalcar que los cesados seguimos luchando por nuestra reinstalación y por la abrogación de una mal llamada “reforma” que reprime y secuestra nuestros derechos, que causa afectaciones patrimoniales, físicas y emocionales, que nos roba la salud y el bienestar familiar.

 

Por otra parte, quiere que quede muy claro… ¡no existe temor a ser evaluados, SIEMPRE lo hemos sido…!

 

Pero, no es justo, que habiendo sido contratados por la Secretaria de Educación, bajo otro esquema laboral, ahora, pretendan aplicarnos una ley de forma retroactiva, misma que lesiona nuestra esfera jurídica.

 

Además, en su afán de avasallar, reprimir y controlar no les importó trasgredir no sólo nuestros derechos como trabajadores, sino que, de igual forma afectaron los derechos  de menores de edad, borrando de golpe y porrazo, el interés superior de la infancia, toda vez, que al notificarnos el cese y “dejar” de laborar para la Secretaría de Educación, la niña Selene Cebreros Vázquez, hija del matrimonio de docentes cesados Selene Vázquez y Alberto Cebreros  fue suspendida definitivamente de la guardería de ISSSTE # 78, ubicado en  Ciudad Obregón, también mi pequeña hija fue suspendida del CENDI No. 1 en Hermosillo, pero, en tiempo y forma mi representante legal interpuso un amparo indirecto contra este atropello a sus derechos plasmados en la Constitución Federal y Tratados Internacionales de los que el Estado Mexicano es parte, se nos concedió la suspensión provisional y definitiva y, posteriormente mi niña fue reincorporada a sus actividades escolares. 

 

No omito mencionar que la evaluación es un proceso “amañado”, está hecho para despedir a los docentes, no se entiende de ninguna otra manera que el sitio Web de la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente, contenga un recuadro pequeño que para continuar en el portal deba darse  click” para renunciar a los derechos que hemos acumulado a lo largo de nuestra relación contractual con la dependencia educativa y, de no aceptar dichas condiciones, simplemente no puedes continuar con el proceso de evaluación.

 

Nuestra oposición en presentar dicha evaluación, reside en que esta no  considera los contenidos de los programas y planes de estudio, las técnicas psicopedagógicas, las teorías o corrientes pedagógicas, el enfoque en los tipos de evaluación, el contexto en que se desarrollan nuestros alumnos (as), sus carencias, la paupérrima infraestructura educativa en que se ofrece el proceso educativo, la inexistencia de herramientas tecnológicas  y la nula capacitación a que legalmente está obligado el patrón a proporcionar a sus trabajadores.

 

Pero, lamentablemente la Secretaria de Educación no invierte en cursos de actualización y capacitación  para los docentes, la preparación académica que poseemos nos ha costado, hemos estudiado en escuelas públicas y privadas para mejorar nuestro perfil profesional y toda la inversión ha sido a nuestra costa. No somos, ni hemos sido nunca privilegiados de la parte oficial o dirigencia sindical para lograr promociones verticalmente, o bien, nos dieran una “comisión sindical” para “ganar los sueldazos” que salen a la luz pública en los medios de comunicación por simular realizar política en la secciones sindicales o en última instancia nos ofrecieran una beca-comisión por fingir que estudiamos, aunque solo sirviera para quedarnos en casa a haraganear.

 

Durante este tiempo de resistencia magisterial, hemos experimentado todo tipo de situaciones, debo recalcar, el profesor Manuel Bernal, Irene Ríos y yo, fuimos encerrados con gruesas cadenas y candados en nuestras viviendas durante largas horas, con el propósito de impedir que saliéramos a participar en la protesta magisterial, sufrimos encapsulamiento por parte de la Policía Federal, PEI, Gendarmería y Policía Municipal, nos han encapsulado, acorralado y golpeado físicamente por ejercer nuestro derecho a la libre expresión de las ideas y de asociación, plasmados en la Constitución mexicana.

 

¡Nos han tratado como delincuentes, aún cuando, sólo somos docentes que luchan por la educación pública!

 

Sin lugar a duda, la disputa es desigual y desventajosa para el magisterio, pero, peleamos por causas justas, no nos arrepentimos, hemos enriquecido nuestra experiencia y aprendido a identificar a las personas que se han aprovechado de nuestra nobleza e inexperiencia, a ésos… que son los menos los mantenemos al margen de nuestro movimiento gremial, pero, también hemos conocido a mucha gente que de manera desinteresada nos han apoyado, se los agradecemos e invitamos a seguir sumando esfuerzos.

 

No está demás mencionar que aún a pesar de conocer el lado oscuro de la Jefa del Ejecutivo local, la cruel desatención del titular de la SEC y los desatinos del Secretario de Seguridad Pública en los operativos en contra del magisterio, y en particular, contra esta frágil, débil e indefensa mujer, docente y, sobre todo… madre de familia, estamos esperando que Claudia Pavlovich en su posición de primera autoridad en el Estado, adopte una actitud inteligente, asertiva y propositiva para que dialogue con los docentes cesados en torno a nuestra reinstalación, o bien, en el marco de lo que señala la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, mínimamente instruya al Secretario de Educación para que proceda con la reincorporación en las funciones que nos corresponde desempeñar como docentes.

 

Avanzamos a paso lento, pero firme, con la cabeza en lo alto, mirando el horizonte y esperando que la justicia haga su entrada triunfal.

 

¡Los agravios persisten…!

 

¡No a la retroactividad de la Ley!

 

¡Demandamos la abrogación de la Reforma Educativa…!

A un año de nuestro cese, los maestros de Sonora EXIGIMOS ser reinstalados en nuestros trabajos, puesto que estar en nuestra plaza es un derecho que nos ganamos a pulso bajo otras condiciones laborales.

 

¡Hasta que la DIGNIDAD se haga COSTUMBRE!

 

 

marelv_tita32@yahoo.com.mx

@marelv_tita32

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota

Radio Kiosco Mayor