La educación es el camino

Diálogo   

David Figueroa


La educación es el camino

 

El sistema educativo mexicano es el quinto más grande del mundo con 34 millones de alumnos, más de 2 millones de maestros y poco más de 260,000 escuelas pero también hay que decirlo estamos ubicados en el último lugar entre los países de la organización para la cooperación y desarrollo económico (OECD) y donde solo el 30% de nuestros jóvenes logran llegar a educación superior.

 

De ahí la relevancia del nuevo modelo educativo presentado por el presidente Peña Nieto para enfrentar el siglo XXI -A destiempo por cierto-  y que busca dejar atrás el rezago en educación pública de un sistema educativo establecido desde la década de los sesentas.

 

El nuevo modelo educativo plantea al menos tres modificaciones que serán sustantivas:

 

La primera, modernizará la forma de enseñar y dejará atrás la vieja técnica de memorizar para dar paso al pensamiento crítico con un nuevo modelo pedagógico que ayude al alumno a investigar a analizar y a sintetizar es decir “aprender a aprender”.

 

La segunda, se impondrá inglés como segunda lengua así como la incorporación de tecnología desde primaria hasta la universidad.

 

La tercera, habrá una mayor autonomía escolar ya que el 80% del plan de estudios será igual para todas las escuelas del País y el 20% quedara en manos de los maestros y padres de familia que los ajustaran según las necesidades de la localidad.

 

Pero como todo en la vida existen grandes desafíos para que este modelo madure y logre sus objetivos que están planteados a lograrse en al menos diez años.

 

La incertidumbre económica por la que cruza nuestro País demanda una reorientación en el gasto público, México es el País de la OECD que más recursos invierte en educación con más del 5% de su PIB pero con los peores resultados ya que el 86% de su gasto se consume en sueldos y salarios.

Por eso la necesidad de presentar una hoja de ruta que incluye planes, programas y calendario en coordinación con la SHCP que prevea los escenarios presupuestales en años por venir.

 

Vivimos en un marco de políticas públicas en el que imperan aun lógicas corporativistas del siglo XX, el modelo educativo no progresara si se continúa otorgando concesiones a quienes buscan proteger sus intereses desde el gremio magisterial.

 

Hoy en día los modelos económicos y políticos necesitan redefinirse en sus fundamentos, por eso el nuevo modelo educativo debe ser flexible y permitir la continuidad por parte del gobierno en turno, sin importar colores sobre todo a la luz del próximo proceso electoral que se avecina.  El sistema educativo no puede ni debe estar sujeto a visiones particulares por eso se debe valorar como un programa de trascendencia nacional.

 

El entorno global que hoy vivimos con la incorporación de tecnología en nuestras vidas diarias así como las crisis económicas son solo algunos de los desafíos que enfrentan hoy nuestros jóvenes lo que demanda una preparación distinta y de mayor calidad acorde a los desafíos del siglo XXI.

 

Esperemos que las escuelas de Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero que han rechazado los cambios en el sistema educativo y que los ha marginado a los últimos lugares educativos logren implementar este modelo de lo contrario seguirían quitándole oportunidades de desarrollo a sus nuevas generaciones. 

 

La educación es la llave del éxito que México requiere de cara al futuro y esta innovación en el sistema educativo debe dar como resultado una nueva generación de mexicanos más competitivos y más comprometidos con su País. 

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y  en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

Notas Relacionadas

Comentarios en esta nota

Comenta esta nota

Radio Kiosco Mayor